Tantra para Hombres Gays

La sexualidad humana es o puede ser una fuente de placer, una gran oportunidad para establecer relaciones de verdadera intimidad, una vía de crecimiento personal y una oportunidad para sanar viejas heridas emocionales. Aunque cuando no se está viviendo desde la consciencia también en ocasiones es motivo de sufrimiento, una vía de escape y de desconexión con uno mismo y con los demás. Todo eso y mucho más puede ser nuestra sexualidad, todo depende de cómo la vivamos y la cultivemos.

El tipo de vida que llevamos la mayoría de personas no nos ayuda a disfrutar de una sexualidad plena y saludable. Los horarios de trabajo interminables, el estrés, la necesidad de cumplir con objetivos y metas, la preocupación por la imagen que los demás tienen de nosotros, la prioridad que le damos al hacer sobre el ser… Todo ello dificulta enormemente el contacto íntimo con nosotros mismos y con los demás, una de las claves de la sexualidad consciente.

Muchos hombres gays nos cuentan que su sexualidad está fundamentalmente guiada por el resultado (la erección, la eyaculación, el orgasmo propio y ajeno…), que no siempre es sencillo establecer un contacto genuino con otro hombre, que a veces la comunicación es mínima, que con frecuencia los encuentros se viven con tensión y ansiedad, que en ocasiones tras los encuentros eróticos queda una sensación de vacío y soledad. ¿Cómo puede transformarse esta forma de vivir la sexualidad?

El tantra son unas enseñanzas milenarias provenientes de la India cuyos vestigios más antiguos tienen unos 5.000 años. Una de las traducciones posibles de la palabra sánscrita Tantra es “expansión” y “liberación”. Lo que ofrece el conocimiento tántrico es una forma completa de vivir, englobando lo físico, lo mental y lo espiritual. El elemento sexual del tantra es solo una parte, los objetivos que persigue el tantra son más elevados y amplios que el hecho de lograr una habilidad en el arte de amar.

Tenemos la suerte de que estas enseñanzas han llegado en las últimas décadas a nuestra cultura y podemos cultivar nuestras vidas y nuestra sexualidad gracias a ellas. ¿Qué propone el tantra en relación a la sexualidad? Entre otras cosas, lo siguiente:
– Los encuentros eróticos según la práctica tántrica pueden entenderse como una meditación.
– Se trata de ser y sentir más que de hacer.
– La propuesta tántrica es disfrutar del viaje, solo o en compañía, sin pensar en un destino concreto. Al final se llegará a donde se tenga que llegar, pero lo más importante es sentir y estar consciente durante todo el trayecto.
– La relajación es fundamental. Es muy importante tener una actitud flexible en relación al tiempo y situarse en el momento presente, el aquí y el ahora. Si somos capaces de dejar las prisas a un lado, se tiene la oportunidad de apreciar y saborear las delicias del momento presente que de otra forma pasarían desapercibidas. Cuando estamos relajados el cuerpo puede redescubrir su inteligencia para el éxtasis.
– En los encuentros eróticos se moviliza y activa la energía sexual. En las relaciones sexuales convencionales la energía se mueve de forma descendente durante la excitación y finalmente sale del cuerpo a través de los genitales en forma de eyaculación. El tantra propone que esta energía no se pierda, sino que permanezca en el interior del cuerpo de forma que pueda canalizarse para acercarnos a nuestro verdadero potencial orgásmico y extático, nos revitalice y nos nutra.

A pesar de su interés, lamentablemente hasta el momento no hay libros ni talleres de tantra rigurosos orientados a hombres gays en nuestro país.

Afortunadamente la escuela “Tantra y Amor Consciente” ofrece por primera vez talleres de iniciación al tantra para hombres gays en Madrid y Barcelona. Para más información puedes visitar nuestra web www.tantrayamorconsciente.com

Tomás Hernández Fernández

Facilitador de tantra, médico y sexólogo.

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...