PRANAYAMA RESPIRACIÓN ABDOMINAL

La respiración abdominal es la forma de respirar de los niños recién nacidos. Es la forma más biológica, sana y natural de respirar, pero perdemos este hábito natural cuando la ansiedad y el estrés hacen que acortemos la respiración. Esta respiración corta, producto de la ansiedad, está limitada a la parte superior del pecho. Cuando nos sentimos felices y nos reímos, volvemos a respirar por el abdomen.
La respiración adecuada se realiza sobre todo a través del diafragma, no de la caja torácica y la clavícula.
La respiración abdominal es la más natural y eficaz. Sin embargo, con frecuencia la olvidamos debido a diversas causas: las tensiones, las posturas inadecuadas, las ropas apretadas, la falta de entrenamiento, la pereza, la ignorancia, el tabaco, la contaminación, el estreñimiento y otros factores. La mayoría de adultos, actualmente, respiran de manera muy superficial. Cuando esta técnica vuelve a formar parte de la vida diaria y se restablece la respiración correcta, se produce una mejoría notable en el bienestar físico y mental.

A NIVEL SEXUAL:
La respiración es la puerta que nos permite controlar el cuerpo y también la energía sexual.
Una respiración adecuada potencia el suministro de energía vital en el organismo.
La respiración abdominal profunda es un magnífico ejercicio para incrementar la energía sexual, puesto que envía la energía hacia abajo, a través del diafragma urogenital, soltando y relajando toda la cavidad pélvica. Si no se respira profundamente, la parte inferior del abdomen tiende a contraerse y tensarse, provocando así un desequilibrio en toda la zona sexual.
Esto lleva o bien a una reducción de la energía sexual, o bien a un incontrolable apetito sexual, y en los hombres puede provocar eyaculación precoz, poluciones nocturnas, impotencia o frustración sexual.
El primer paso para el controlar el ritmo de la excitación y en el caso del hombro, evitar la eyaculación, es respirar profunda y lentamente. En medio del calor de la pasión, la capacidad de controlar la respiración será esencial para no precipitarte en la eyaculación y expandir la sensación de orgasmo por todo el cuerpo.
Para las mujeres, los efectos de esta respiración son igual de beneficiosos. Incremento de energía vital y de la libido, más relajación y equilibrio emocional… toda su salud mejora en general en ambos sexos.

COMO SE HACE:
Acuéstate en shavásana y relaja todo el cuerpo.
Pon la mano derecha sobre el abdomen un poco arriba del ombligo y la izquierda en el centro del pecho. Observa la respiración espontánea sin controlarla de ninguna forma. Deja que fluya de manera absolutamente natural.

Siente como si estuvieras llevando hacia adentro y hacia fuera la energía y la respiración a través del ombligo.
La mano derecha se debe mover hacia arriba con la inhalación y hacia abajo con la exhalación. La mano izquierda no se debe mover con la respiración.
No debe haber tensión en el abdomen. No trates de forzar el movimiento de ninguna forma.
No expandas el pecho ni muevas los hombros.
Siente el abdomen expandiéndose y contrayéndose.
Continúa respirando de manera lenta y profunda.
Inhalas mientras expandes el abdomen al máximo posible, sin expandir la caja torácica.
Al final de la inhalación comprime el abdomen y el ombligo hacia la columna vertebral.
Con la exhalación el diafragma se mueve hacia arriba y el abdomen se mueve hacia abajo.
Al final de la exhalación el abdomen está contraído y el ombligo se mueve hacia la columna vertebral
Practica durante 10 minutos.
Relaja cualquier esfuerzo y de nuevo observa el patrón de la respiración espontánea.
Lleva de nuevo la conciencia y la observación del cuerpo físico como un todo. Toma conciencia del entorno y abre suavemente los ojos.

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...