POESÍA

Cinco días en los Pirineos
Lluvia de agua y dichas
Marta samaritana de mi inquietud
En el lecho también vías de felicidad y éxtasis
Sonrisa y ojos entregados
Siento acariciarte tu corazón con mi dedo
El manantial de tu cuerpo moja mi anhelo
Complicidad y una pregunta
¿Te puedo recitar una poesía?

Miedo
Al acariciarte tengo miedo
Miedo de romperte con mis dedos
Eres tan delicada, tan frágil entre mis manos
Que tiemblo
Tiemblo de no saber cuidarte
De ser mal relojero de tus sentimientos
Y es, que te quiero
Te quiero y por eso trato de cuidarte con esmero
Pero mis manos
Pero mis gestos
Parecen muy bastos para tu cuerpo
Tu cuerpo entre mis manos
Es una figura de cera junto al fuego
Y por eso tengo miedo
Miedo que te derritas y no pueda seguirte viendo
De acariciar tu cara
Tus cabellos
De posar mi ruda mano
Sobre esa otra que yo quiero
Esa mano blanca
Tranquila
Con esos hermosos dedos
¡¡¡Dedos quiero para mí de terciopelo!!!
Para que al acariciarte no tenga miedo
Miedo de romperte con mis dedos.
Unas lagrimas y sentimientos diluyen las pocas resistencias
La intimidad penetra por los poros
Somos una pareja en un recodo del camino
Simplemente entregados en la Compasión y el Éxtasis

Salvador Canals, taller Compasión y Éxtasis, Mayo 2019

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...