LA EYACULACIÓN MASCULINA EN EL TANTRA

Muchos habréis oído decir que en el Tantra se recomienda a los hombres no eyacular. ¿Porqué?

Para entender este concepto tántrico tan importante, que puede variar mucho de una escuela a otra, es necesario entender o recordar varias cosas, algunas son obvias, otras no lo son tanto y debido a que nadie nos educó sexualmente, la mayoría de hombres no las conocen, y si entramos en el plano espiritual, menos aún.

¿Qué es una eyaculación? ¿Para qué sirve?
Ésta es fácil, su función biológica es la procreación, la fecundación, para tener hij@s. Entonces, si quieres tener descendencia por supuesto que necesitas eyacular. Por el contrario, si en este momento de tu vida actual no quieres tener hij@s, ¿para qué eyacular? Muchos hombres dirán “para tener placer, para tener un orgasmo”, y ahí ya nos empezamos a perder porque resulta que existen los orgasmos sin eyaculación, y se puede disfrutar mucho sin eyacular incluso aunque no tengas un orgasmo. Por lo tanto, no es necesaria la eyaculación para disfrutar del acto sexual.

Orgasmo y eyaculación no es lo mismo
Muchos hombres han experimentado orgasmos sin eyaculación y también han eyaculado sin tener un orgasmo. Por lo tanto, son dos procesos que aunque lo más frecuente es que vayan juntos, es posible separarlos ya sea accidentalmente o conscientemente. Esto nos lo enseña tanto el Tantra como el Tao.

¿Y porqué separar la eyaculación del orgasmo?
Hay razones químicas, energéticas y espirituales.
Cuando un hombre eyacula expulsa de su cuerpo entre 250 a 500 millones de espermatozoides. Cada espermatozoide es una célula y en cada célula hay energía, ¡además de mucha vida! Tanta vida que si cada uno de esos espermatozoides fecundase un óvulo podrías repoblar los Estados Unidos.
Cuando un hombre eyacula expulsa de su cuerpo muchos nutrientes necesarios para la salud, la composición química del esperma masculino es:
• Fructosa, azúcar (energía)
• Hormonas: testosterona (la hormona de la libido y de la musculación entre otras funciones, muy importante!)
• Zinc (otro mineral muy importante para la mayoría de funciones corporales)
• Vitamina C (todos sabemos lo importante que es)
• Vitamina B12
• Las tres catecolaminas principales (adrenalina, noradrenalina y dopamina).
• Prostaglandinas (E2, A, B)
• Aminoácidos: Creatina, Glutatión, Ácido Desoxirribonucleico (ADN), Colina, Carnitina.
• Magnesio
• Fósforo
• Potasio.
• Ácido cítrico.
• Ácido úrico
• Colesterol
• Fosfolípidos
• Fosfatasa alcalina
• Calcio
• Sodio
• Enzimas
• Inositol

Todo esto sale del cuerpo de un hombre al eyacular. Y si un hombre eyacula demasiado, entonces puede empezar a tener problemas sexuales o de salud en general por la pérdida de estos nutrientes. Por supuesto que el cuerpo lo vuelve a generar, pero el cuerpo coge estas sustancias de los órganos, de los huesos, etc. No los devuelve el espíritu santo como por arte de magia, eso tiene un precio. En el Tao y en la Medicina Tradicional China se dice que el cuerpo coge la energía para volver a generar el semen de los riñones, que son como “la batería” del cuerpo, con lo cual el cuerpo se debilita progresivamente. Serás como un neumático desinflado, te costará moverte con éxito por la vida.

Otra razón es energética y espiritual. El semen es rico en Ojas.
Ojas es una palabra sánscrita que significa “vigor”. Es una sustancia o energía vital resultante de tener buena salud y también de la práctica del Brahmacharya (celibato) o abstención de la eyaculación. Una forma de energía espiritual que es muy conveniente guardar. El semen del hombre meditador se carga de Ojas. Esta energía se usa para despertar Kundalini y es imprescindible para llegar a los estados más elevados de meditación y por lo tanto, su pérdida impide la evolución espiritual.

Una de las razones porqué en tantas tradiciones espirituales se recomienda el celibato es por esto. Si un hombre (o una mujer) pierde su energía sexual, pierde el interés en la trascendencia y su completa realización se vuelve imposible.

¿Si retengo mi eyaculación voy a tener prostatitis?
Depende. Si practicas bien las prácticas recomendadas por el Tantra o el Tao tu próstata no corre peligro; sin embargo en caso contrario es cierto que tu próstata puede sufrir, y si ya lo tienes es importante que eyacules. No se trata de lo que haces sino cómo lo haces. No se trata solo de retener esa energía sexual en tu pelvis sino de sublimarla y transmutarla hacia los chakras o centros superiores del cuerpo humano gracias a las prácticas tántricas.

¿Con qué frecuencia eyacular?
Algunas escuelas de Tantra son muy permisivas con la eyaculación, otras te animan a ser célibes, otras a practicar el sexo tántrico pero diciéndote de no eyacular nunca más.
En mi opinión para tener una vida sexual activa y no eyacular nunca más necesitas ser un auténtico yogui que hace sádhana (práctica espiritual) 6-8 horas al día. Si tienes que ir a trabajar y no tienes ese tiempo, necesitarás eyacular de vez en cuando. Y aquí se abre otra pregunta, ¿Con qué frecuencia?
Cada persona es diferente, es difícil generalizar, algunos hombres son muy pletóricos y tienen mucha energía vital y no les afectará tanto y otros tienen poca energía vital y deberían eyacular mucho menos. Me gusta mucho un parámetro que aprendí con el Maestro taoísta Mantak Chia, que es el siguiente y depende de tu edad:
Si tienes 20 años, puedes eyacular cada 4 días y tu salud no se resentirá.
Si tienes 30 años, puedes eyacular cada 7 días.
Si tienes 40 años, puedes eyacular cada 14 días.
Si tienes 50 años, puedes eyacular cada 21 días.
Si tienes 60 años, puedes eyacular cada mes.
Si tienes 70 años, olvídate.
Muy importante: este parámetro no te dice que si tienes 50 años solo puedes hacer el amor cada 21 días sino cada cuanto deberías eyacular. Hazlo con lo frecuencia que necesites o desees pero solo eyacula cada 21 días, son dos cosas diferentes.

Beneficios
• Al aprender a eyacular con la frecuencia que tú desees, el hombre aprende a estar más presente. No solo en el sexo sino con su pareja, su familia, su trabajo, etc.
• Más placer. Prolongas el acto sexual venciendo la eyaculación precoz y tus orgasmos son mucho mejores. El auténtico orgasmo masculino es el orgasmo no eyaculatorio.
• Más energía.
• Más salud.
• Más evolución espiritual.
• Más creatividad.

¿Cómo aprender a disfrutar sin eyacular y que no perjudique mi evolución espiritual?
Hay muchas formas, muchos métodos. En todos los talleres de Tantra y Sexualidad Consciente que imparto enseño diferentes formas de conseguirlo. Encontrarás mi agenda en https://www.tantrayamorconsciente.com/taller-tantra/

Hari Dass
Instructor de Tantra Yoga y Sexualidad Consciente

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...