ENTRE EL MIEDO Y EL HEROÍSMO

ENTRE EL MIEDO Y EL HEROÍSMO

El camino tántrico hacia la liberación

La contribución más singular y fundamental a la dimensión psicológica del tantrismo proviene de dos teóricos junguianos: Joseph Campbell y Heinrich Zimmer, quienes analizaron la sádhana tántrica en términos de “una búsqueda espiritual para el autodescubrimiento de uno mismo para descubrir la verdadera identidad”. Implícito en este enfoque está la suposición de que, a veces, una confrontación con la parte inconsciente de la psique, por desagradable y aterradora que sea, es un preliminar necesario para cualquier crecimiento espiritual.

Siguiendo esta línea de razonamiento, argumento que el camino tántrico, especialmente en ciertos aspectos de la tradición del Shaivísmo no dual de Cachemira, es una disciplina espiritual que encontró una nueva manera de desafiar una de las experiencias más poderosas en la dinámica de las emociones: el miedo.

El miedo y sus patrones

El miedo participa de varios patrones conceptuales:

(a) Se sacraliza como el dios Bhairava (el temible)

(b) Constituye, por temor a la transmigración, un poderoso estímulo para emprender la sādhanā tántrica (para evitar el sufrimiento)

(c) La ingestión ritualista de sustancias que pueden provocar miedo se utiliza para reducir la contracción de la conciencia, la causa de la esclavitud, que en consecuencia llevan a la expansión de la conciencia y la liberación (moka).

Por lo tanto, la liberación se aborda aquí a través del paradigma de un crecimiento psicológico que implica una confrontación directa y cara a cara con el miedo.

Bhairava

NUESTRO PRIMER IMPULSO

El miedo, así concebido, se convierte en la principal fuerza impulsora para emprender una camino tántrico de heroísmo.

El miedo funciona como una característica organizadora central en una construcción dinámica de la identidad tántrica. El practicante tántrico es llamado Vīra (héroe). Su heroísmo, de motivación espiritual, radica en la conquista del miedo. Es el miedo que se ve obligado a enfrentar tanto en el reino del mundo exterior y también en lo más profundo de su alma. Tal confrontación dota a un Héroe de la virtud de la firmeza (dhairya) que lo convierte en una persona heroica y que lo lleva significativamente más lejos en su camino espiritual, incluso al conocimiento de la diosa Kālī.

NO TODO EL MIEDO ES MALO

Una conclusión importante sobre el miedo que surge de mi análisis es su naturaleza ambigua. Por un lado, tenemos un miedo “positivo” (evolutivo), considerado como una experiencia cumbre emocional que proporciona poder personal y espiritual, eso es mayormente bienvenido.

Navratri-Durga-Puja-1

Por otro lado, tenemos un miedo “negativo” (inútil) resultante de los saskāras (impresiones mentales almacenadas en el subconsciente) que dan lugar a la contracción de la conciencia y por tanto al sufrimiento inútil. La tarea del Héroe tántrico radica en la conquista de este miedo “negativo”.

El miedo “positivo” difiere en cuanto a su objeto: puede ser un miedo a la fuerza ineludible de tu destino, miedo a meditar en un cementerio o miedo al cuestionamiento filosófico.

EL SÍMBOLO DEL CORAZÓN

Sin embargo, a pesar de la diversidad de estímulos objetivos que provocan miedo, existe un importante elemento a encontrar: el miedo “positivo” siempre surge del Corazón. El símbolo del Corazón ha sido adoptado por los tántricos no duales de Cachemira, como el lugar tanto del poder emotivo como de la suprema conciencia liberada.

Es concebible que esta suposición represente un intento de elevar la vida emocional que puede ser vista como un modo de acceso a la realidad metafísica superior floreciendo con toda su gloria y profundidad impenetrable.

Extracto de un texto de Aleksandra Wenta

COMENTARIO DE HARI DASS

¿No te ha pasado nunca que has sentido muchísimo miedo antes de un reto importante en tu vida y tiempo más tarde te has dado cuenta que fue una bendición? Este es el miedo positivo. Cuando sientas este miedo, ¡sigue adelante! Suele estar conectado con una intuición o “voz interior” que te dice que tienes que hacerlo, aunque sea incómodo, aunque duela.

Ocurre frecuentemente cuando una persona tiene miedo a soltar un trabajo que no le nutre o a una persona a la cual hay un fuerte apego, por poner algunos ejemplos. Toda la vida me acordaré cuando estuve a punto de impartir mi primer taller de Tantra en solitario. Tenía tanta falta de autoestima y tanto miedo que fue como enfrentarme a la muerte. Sin embargo, lo hice, y al enfrentarme a ese miedo mi vida cambió radicalmente.

El camino del/la héroe/heroína que transforma vidas no es evitar aquello que te da miedo. A veces es enfrentarte a tus miedos más profundos. Esto transformará tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio