VULNERABILIDAD - Tantra y Amor Consciente

Normalmente relacionamos vulnerabilidad con debilidad, es ciertamente un significado de esta palabra. Y es cierto que si uno va a la guerra necesita de una armadura (coraza), bueno, hoy en día sería un chaleco antibalas, armas para defenderte… Pero en el contexto de las relaciones personales conscientes, tú no vas a la guerra (o no deberías) y al contrario, lo que se valora es que uno sea vulnerable.

En NeoTantra y en otros campos del Crecimiento Personal llamamos vulnerabilidad a la capacidad que tiene una persona de conectar y expresar sus emociones, de expresar cómo se siente en cada momento, de practicar buena comunicación, de estar abierto, presente y disponible. La capacidad de saber expresar cualquier emoción que esté viviendo, ya sea tristeza, pena, amor, placer u otros sentimientos y emociones.
Es muy frecuente encontrarnos con personas que no expresan como se sienten, ni tan siquiera el amor que sienten hacia la gente que les rodea, sienten amor pero no lo dicen, están mal pero aparentan estar bien. Algunas personas no expresan para evitar conflictos, otras porque es la educación que han recibido. Esta castración de los sentimientos es la causa de muchos problemas de salud. Lo no expresado, nos enferma, y hasta que no se expresa e integra debidamente, no se sana.

Una persona sana en este sentido es una persona que es capaz de comunicar como se siente, de llorar cuando tiene ganas, capaz de decir “te amo” a sus seres queridos y capaz de expresar su placer sexual sin vergüenza, cuando lo siente. Esto es también tener un corazón abierto.

A muchos hombres se los ha educado con falsas creencias como “los hombres no lloran” cuando en realidad es todo lo contrario, solo un hombre o mujer valiente es capaz de mostrar sus sentimientos. A muchas mujeres se las ha hecho creer que molestaban con sus lágrimas, sus emociones y su energía, y tal vez así se han castrado.
El miedo al juicio es una debilidad, no una fortaleza. Vivir sin miedo al juicio es realmente fortaleza y apertura. Eso te sana y te hace libre.

Muchas personas no entran en una relación de pareja por miedo a ser vulnerables, por miedo a sufrir, sin darse cuenta que ese miedo ya es de por sí, sufrimiento. Para alcanzar la libertad es necesario abrirse sin miedo al dolor. Como dice David Deida, “ábrete aunque te duela”, porque solo en la apertura está la verdadera libertad, solo en la apertura podemos experimentar el amor.

En los momentos de dolor uno normalmente se cierra. Pero si en los momentos de máximo dolor emocional uno es capaz de abrirse, uno atraviesa el dolor instantáneamente. Detrás del dolor, está el amor.

La vulnerabilidad es necesaria para conectar. En Tantra hacemos ejercicios de mirar a los ojos en los cuales uno ve al otro pero también se expone a dejarse ver. Sin dejarse ver, sin conectar con esta vulnerabilidad, es imposible conectar en profundidad con otra persona y entonces es cuando se crean relaciones neuróticas en vez de relaciones conscientes.

No hay nada que más valore una persona evolucionada que tener como pareja a alguien vulnerable. Tener una pareja así es una bendición. Poder comunicarte desde el corazón, desde la vulnerabilidad, es la verdadera comunicación. Si tu pareja o tus amigos son así, enhorabuena. Seguro que te lo has ganado con tu trabajo personal, con la apertura de tu corazón.

Hari Dass

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...