Viviendo en lo sagrado

Hace dos meses que estoy trabajando con la obsidiana y he sentido la necesidad de compartir mi testimonio para daros las gracias y para que conozcáis el proceso de sanación que estoy experimentando.

En el primer curso de Tantra básico, allá por Septiembre de 2012, no me resonó mucho lo de trabajar con el huevo de obsidiana, lo veía para gente más avanzada, más comprometida y más consciente.

Después llegó el curso avanzado en el mes de diciembre, y tampoco me resonó mucho la necesidad de trabajar con ella, seguí sintiendo que no era para mí esta herramienta de sanación.

Hoy, tras el curso avanzado tengo que decirte que me siento renovada, distinta y muy cambiada; estoy sintiendo que cada día que pasa la transformación es más clara, rotunda y comprometida.

Este curso avanzado ha marcado en mí un antes y un después. Siete meses después siento haber iniciado un camino sin retorno y en el que cada día siento la necesidad y convicción de mejorar mi relación con los demás y conmigo misma.

Los demás son muy importantes en mi vida, pero me he redescubierto y ahora yo también soy importante en mi vida. Me siento renacida de mis cenizas después de haber vivido y compartido la compasión y el éxtasis en mí y con los demás.

No hay día que no tenga un recuerdo, una sensación, o que incluso no se me deslice una lágrima silenciosa y llena de gozo por la experiencia del tesoro encontrado y compartido.

Siento que mi corazón está lleno de AMOR, que hay más vida en mi vida, veo a las personas diferentes, veo lo Sagrado de la vida en todas partes, en una mirada, en una sonrisa, en una palabra, en un silencio, en un abrazo, en la belleza, en la impaciencia, en el dolor, en el sufrimiento, en la enfermedad….

viviendo en lo sagrado

Yo misma me siento más Sagrada que nunca y parte de una existencia Sagrada.

Ya no pierdo energía en cambiarme, en superarme, en conseguir la perfección, sino que todo está bien como es, porque todo es Sagrado.

Conocer el Tantra a través de vuestros cursos ha sido cambiar el punto de vista, cambiar el enfoque, descubrir una nueva visión de la vida y de la existencia. Todo está aquí, no hay que ir afuera a buscar nada. Todo está dentro de mí, también en mi parte oscura y en mi yo inconsciente, por eso ahora no desprecio esta parte, ni me avergüenzo de ella. Considero que es ahí donde está mi raíz, desde donde puedo emerger con todo mi poder.

No hay que luchar contra nada, sólo abrazar aquello que no te gusta, reconocerlo, experimentarlo y cuando encuentra su espacio deja de ser oscuro y dañino.

Aquella sensación de sentirse incompleta, impura, indigna y no merecedora pasó al recuerdo. Siento que soy Perfecta tal cual Soy, soy parte de una existencia porque merezco estar aquí y porque simplemente SOY.

Siento que en estos dos meses de trabajo con la obsidiana todo esto se está consolidando cada día más. Me siento más conectada a la energía y al poder de mi cuerpo, mi mente y mi espíritu.

Trabajar con la obsidiana cada noche es como adentrarme en mi oscuridad, también Sagrada, para llevarle luz, iluminarla, que no eliminarla. La flor del loto crece en el barro, en lo más sucio, en lo que más enfanga y es de una gran belleza.

Y vivir el día es comenzar con esa sensación de que lo más oculto, lo más interno, lo más profundo y desconocido, sale a la luz, deja de ser tan profundo y me impulsa a seguir adelante en este proceso.

Es un trabajo que a la vez me hace más consciente de la energía en mi cuerpo de Shakti, me hace más consciente de mi energía sagrada. Me siento más sutil, más intuitiva, más femenina, más ligera, más Diosa, más Amorosa, más agradecida, más consciente, más abierta a la vida, más Yo.

Siento como mi alma se manifiesta a través de este cuerpo y cómo este cuerpo no es sino la expresión de mi alma. Esto también lo siento con los que me rodean, es como un baile de almas, no de cuerpos.

Me siento más compasiva, más amorosa, mis chakras están más vivos, mi plexo solar lo siento lleno de energía de amor, y mi segundo chakra más lleno de energía de vida.
Siento como la poderosa fuerza de la Kundalini se está despertando.

Esto me ayuda a trascender mis egos, o a darme cuenta de que están ahí la mayoría de las veces y a advertir su presencia.

Vengo conectando cada día más con mi fuerza interior, con mi poder personal y desde ahí ya no me asusta el silencio, la soledad, el vacío, la tristeza, la frustración. Me siento en rebeldía con el conformismo, con la resignación con los patrones adquiridos, con las creencias aprendidas y aprehendidas a lo largo de los años.

Agradecimiento es lo que resuena en mí por las experiencias compartidas a lo largo de mi existencia. Me siento como un viajero de paso y dejo que lo que encuentro acaricie mi alma, pero soy consciente de que no debo apegarme a ello. Eso me permite viajar más ligera.

Me siento cuidada por el universo, por la energía tan poderosa que he tenido el privilegio de sentir en mi cuerpo y en mi alma durante las ocasiones de las sanaciones vividas con el Daka o sanador que el universo me puso en el camino.

Justo el trabajo de la obsidiana, por algo será, comenzó con el momento de la última sanación. ¡¡Qué bien establecido está el Plan!!.

Agradezco lo vivido, lo sanado, lo compartido y lo integro para mi evolución personal y espiritual.

Encontrar el Tantra ha sido la ventana que se abre en la habitación oscura; su luz me está permitiendo ver el “desorden” y a su vez reconocerlo como “desorden ordenado”. Y con esta luz voy trabajando y colocando esos aspectos de mi Ser que no son sino mis talentos, mis dones, mis cualidades, mis atributos de Diosa, en unos casos ocultos por falta de luz, en otros casos desconocidos y en otros no identificados.

Tengo que reconocer la fuerza que he encontrado en los mantras. Gracias a ellos la ventana de luz se abre y me permite que mi existencia sea una existencia meditativa. Que sea en el Aquí y en el Ahora donde me sienta que está la felicidad, donde YO SOY.

Agradezco que este huevo de obsidiana haya llegado a este momento de mi vida y con él pueda estar experimentando esta transformación.

Envío un profundo abrazo, lleno de Luz, Amor Consciente, Éxtasis y Compasión para Amerai y otro para Hari Dass.

Espero volver a compartir con vosotros más experiencias en este maravilloso camino del Tantra, volver a disfrutar de vuestra PRESENCIA en este camino de Transformación, Luz y Amor.

Namasté.

Pilar R.

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...