Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, LETICIA
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Flors
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Meditation
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Wari
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Mar
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Sun
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Cames
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Herba
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Nina
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Isiss Surya
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Giovanna
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, trio
Taller y Cursos de Tantra, Taller y Cursos de Tantra, Wari

 


Taller y Cursos de Tantra, chakra



Taller y Cursos de Tantra, tantra

Testimonios sobre Tantra


Testimonios de participantes de los talleres de Tantra y Amor Consciente.

 


Quiero compartir mi experiencia de Tantra con todos vosotros. He realizado con Hari Dass varios talleres de iniciación y uno avanzado. Mi experiencia personal ha sido diferente en cada uno de los talleres a los que he acudido. Lo cual atribuyo a dos cosas: Primera y principal que yo era diferente en cada taller. En segundo lugar, que las personas con las que compartí la experiencia eran distintas.

Os paso a contar mi sensación tras cada uno de los talleres:

Primer taller (iniciación): Acudí muy, muy nervioso. Aún no sé ni cómo me atreví a ir. Al mismo tiempo creo que fue el taller que me provocó el mayor impacto. Lo que descubrí básicamente es que vivía en una mentira. Descubrí que la realidad del mundo que vivía no eran más que una serie de estructuras puestas en mi cabeza por vete tú a saber quién, y cómo estructuras podían ser desmontadas. El taller me liberó… Aunque desmontarlas completamente iba a llevar su tiempo.

Segundo taller (iniciación): En ese taller aprendí que los ejercicios propuestos pueden ser realizados y aprovechados al máximo con cualquier persona. Al final de dicho taller el resultado en mi persona fue que todas las personas y situaciones desagradables de mi vida me importaban menos. Que gente que podía afectarme mucho (ej. en el trabajo) dejó de tener ese poder sobre mí. Y eso me liberó.

Tercer taller (avanzado): Ahí aprendí que existe mucha gente con la que tener relaciones sanas, que no negocia con el afecto ni con la sexualidad. Y dado que mis experiencias vitales especialmente de pareja habían estado siempre ligadas a una negociación implícita… eso me LIBERÓ.

Cuarto taller (iniciación): En este taller fui consciente por primera vez de lo que puedes llegar a afectar a la gente de tu alrededor con tus actos. La persona con la que compartí el taller sufrió una transformación increíble delante de mis ojos. Lo que a su vez me hizo consciente del poder personal que todos tenemos y me ayudó a que mi autoestima subiese hasta tocar las nubes ☺. Y eso me liberó.

Quinto taller (iniciación): Este taller está muy reciente y aún no tengo muy claro que ocurrió pero tengo una sensación de completitud rara y estoy muy, muy tranquilo. En el taller noté como si una barrera física en mi cerebro se cayese y todo mi cerebro estuviese por fin junto. Me siento con un poder interior enorme…

Todos estos procesos se han traducido en cambios físicos: dolores de espalda que llevaban conmigo años se han reducido muchísimo, lo que me ha permitido volver a hacer deporte, y ya no tengo que pagar la frustración diaria al llegar a casa comiéndome los helados del congelador (porque ya no la tengo). Como resultado desde que hice el primer taller a hoy (9 meses) es que he perdido 20 kg (que me sobraban).

Para terminar quiero agradecer a todos los compañeros/maestros que he encontrado en este tiempo y que me han dado la oportunidad de recorrer este increíble camino.

Anónimo


Este fin de semana decidí hacerme un regalo...este taller de Círculo de Shaktis. Y no me equivoqué.

Un espacio donde desde el primer momento se intuía que ya nada sería igual...

Respiré profundamente y palante con el corazón en la mano...

Aprendimos a compartir, a escucharnos a sentir la diosa que está en nuestro interior y a sentirnos divinas.

Círculo y comunión con mujeres preciosas, poderosas, intuitivas, sensibles, conscientes y muy presentes.

Se creó una energía sutil, increíble, amorosa que aún me hace vibrar, me remueve, se va y vuelve, me transporta a los mismos lugares mágicos, a esos intensos abrazos de corazón a corazón.

Este fin de semana me sentí acompañada por estas hermosas mujeres, aprendí a mírame en espejos que me enseñaron que no estoy sola, que hay una hermana allí donde se acaba mi universo por pequeño o inmenso que sea, que tengo un millón de sonrisas y que al costado de este camino, el de la vida hay una de ellas, me lo confirmaron sus dudas, sus emociones y sus lágrimas.

Aprendí tantas cosas: a sentirme en carne viva y abrirme en un canal de energía inmensa que confirma y bendice mi condición de ser mujer.

Me siento orgullosa y feliz de serlo y de poder verlo en el alma de las otras hadas que me acompañaron, jugamos, nos reímos y creamos algo mágico y poderoso que dudo ya que se borre de mi corazón por que todo el tiempo nos entregamos y nos dejamos cuidar por las demás.

Compartimos experiencias bellísimas, el simple acto de sentirnos ya es maravilloso.

Gracias a todas bellas shaktis por este taller maravilloso.

Gracias Mercè y Amerai por este amoroso fin de semana de sanación y aprendizaje, gracias por la contención, por la conducción, por el esfuerzo y por vuestro amor.

Y por que en vuestra luz y comunión ...nos reflejamos todas...

Gracias al universo y a cada una de nosotras ...diosas.

Andrea (Taller Despertando la Sexualidad Femenina, 22 y 23 febrero 2014)


Una no puede, quizás incluso ni deba, intentar describir un curso de Energía Sexual Femenina. Lo mejor es vivirlo, vivenciarlo, experimentarlo, y dejar que el curso la atraviese a una, dejando su huella callada, sin muchas palabras.

Hoy es miércoles y pasé el último fin de semana en un curso con Mercè, Amerai y diecinueve compañeras. Al llegar el sábado por la mañana las miraba y mi cabeza me decía que yo no tenía nada que ver con ellas, que no iba a conectar, que éramos demasiado diferentes. Solo hizo falta una ronda de breves presentaciones para darme cuenta de mi error, romper ese hielo y empezar a trabajar. El amor, la luz y la potente dulzura femenina se abrieron paso creando canales entre nosotras que hoy ya son indestructibles. Esos canales me unen hoy a ellas e incluso al resto de mujeres y al resto de los seres vivos. El lunes, por ejemplo, ya podía notar como, en el trabajo con mi alumnado en un entorno virtual, mi cariño, mi paciencia y mis ganas estaban crecidos.

Mi experiencia en el curso fue diferente a la de otras mujeres. Aunque podamos sentir que todas somos una, también somos la suma de identidades complejas y dispares que enriquecen el grupo. Por supuesto, el curso es una experiencia diferente para cada mujer. En mi caso, la diferencia más visible era mi embarazo. Me presenté describiendo mi estado y confesé cierto miedo a la pérdida tras dos abortos. Ya estoy en la semana dieciocho y lo he ido gestionando, pero quise compartir con mis compañeras al inicio del curso que el miedo aún estaba allí; un miedo natural, que no desaparece, incluso sano, pero que creía que debía menguar.

El embarazo, claro está, condicionó en parte mi actividad e implicación en el curso. Amerai y Mercè me guiaban con mucho amor y me decían hasta dónde podía llegar en cada experiencia. Tuve miedo de quedar separada del grupo o de frustrarme por no poder ir hasta el final de cada situación, frustración que había experimentado intensamente en mi primer curso de tantra, durante mi primer embarazo.

Sin embargo, esta vez no fue así. Me hace muy feliz poder compartir que fui capaz de gestionar mis emociones, no todas fáciles, y que supe disfrutar y aprovechar lo que sí podía hacer, en lugar de cegarme con lo que "me estaba perdiendo". El amor por mi hij@ me guiaba. Cada pequeña renuncia era a la vez un acto de protección hacia la vida que llevo en mi vientre. Además, Mercè y Amerai y todas mis compañeras supieron llenar mis posibles vacíos con sus manos en mi barriga, con sus besos en mi ombligo, con sus muchas preguntas sobre cómo lo llevaba, cómo me encontraba, cómo me sentía. Y al final, todas me llenaron con sus deseos de un buen embarazo y buen parto, y me aseguraron que me había cambiado la cara. ¡En eso puedo asegurar que no era la única! Antes de irme, les aseguré que me iba mucho más embarazada de lo que había llegado hacía a penas treinta y cinco horas. El curso, además de abrir y dejar fluir mi auténtica y profunda energía sexual femenina, me conectó plenamente a mi embarazo, a mi vientre, a mi útero, a mi maternidad, y a la puerta por la que mi hij@ saldrá al mundo.

Ayer martes mi embarazo cumplía ciento veinte días. Leí en el libro Kundalini Yoga para embarazas, de Gurmukh, que el alma entra en el cuerpo del feto justo en esa fecha. Ayer martes, yo sentí por primera vez que mi hij@ se movía dentro de mí. Me hizo gracia la coincidencia en la fecha, pero sobretodo me emocionó saber que yo fui capaz de notar su danza gracias a la intensidad y la apertura que conseguí este fin de semana, rodeada de todas esas grandes mujeres cargadas de energía y de amor. Sé que mi testimonio es parcial y muy concreto, pero espero que sumado a los de mis compañeras podrá dar buena cuenta de lo que el curso de Energía Sexual Femenina puede llegar a aportar a una mujer.

¡Namasté, diosas! Muriel Villanueva (Taller Despertando la Sexualidad Femenina, 22 y 23 febrero 2014)


Este taller me ha cambiado y me cambiará aún más la vida. Me ha hecho reconocer en mí la mujer que tanto anhelaba... La ternura y la paz que tanto buscaba... Nos habéis acompañado a caminar por el sendero del amor, de vuelta a nuestra esencia. Mediante ejercicios llenos de cariño y a la vez potentes, habéis conseguido despertar un fuego que creía inexistente en mí. Ha resurgido la fuerza, la autoconfianza y el cariño en mí. Habéis cuidado cada detalle, para hacernos vivir una experiencia mágica y para hacerla inolvidable.

Y ahora me siento genial, me permito quererme y lo disfruto, amo lo que fui, lo que soy y lo que seré. Porque después de compartir este taller todo es de colores vivos. Y mi vida ya tiene otro sentido.

Agradezco a la vida por permitirme este conocimiento. Y a vosotras y al grupo por acompañarme.

Siempre en mi corazón

Montse (Taller Despertando la Sexualidad Femenina, 22 y 23 Febrero 2014)


Siempre he sentido que mi cuerpo es sagrado y también mi sexualidad, pero algunas experiencias desagradables vividas en la infancia y adolescencia hicieron que lo olvidara y que además mi relación con los hombres no fuera todo lo amable que yo quisiera.

Sin embargo, y gracias al trabajo que llevo haciendo sobre mí misma desde hace unos cuantos años, voy consiguiendo reconciliarme con todo lo sucedido, conmigo misma y con los hombres. Hoy día la mirada ya es de Compasión y Amor.

Y el colofón ha venido este fin de semana con el taller de Tantra. ¡¡¡Madre mía, qué chute!!!

LLegué con algo de incertidumbre, pero casi al instante de encontrarme en la sala, con los que iban a ser mis compañer@s de viaje, los asistentes y Hari Dass, me tranquilicé y sentí toda la Confianza que me acompañó durante el fin de semana.

¡¡QUÉ REGALO!! Los mantras me vienen acompañando todos los días desde hace ya algún tiempo, los pongo en casa justo al terminar el día para ir entrando en la noche de forma tranquila, sosegada y conectada y tenerlos tan presentes durante "la Experiencia" del trabajo ha sido de mucha ayuda. Como ha sido de mucha ayuda la presencia del compañero con el que eligí "trabajar", el Grupo (tod@s y cada un@ de ell@s) y como no, de Hari Dass..., con ese Cuidado, Respeto y sentido del humor (¡¡ayudaba!!) hacia los que allí estábamos, para lo que estábamos y con lo que cada un@ llevábamos.

Decir que sentí momentos difíciles, otros de mucha Luz, otros divertidos..., y otros de un placer muy expansivo!

La sensación que me queda es de auténtica Transformación y Alegría. Siento que ahora la relación conmigo, con las mujeres, con el hombre y con la Vida, ha dado una vuelta de tuerca más hacia la Verdad que yo Soy, hacia los demás y hacia lo Sagrado.

¡¡TODOS SOMOS UNO!! y bendita la diferencia que nos iguala.

Os llevo en mi Corazón!! GRACIAS!!

Angeles (Madrid, febrero 2014)


 

Gracias, gracias, gracias. Ha sido un taller increíble y del que me llevo mucho, y creo que hay algunas cosas que me llevo que ni aún soy consciente.

Gracias por vuestra labor de amor y por hacerla como la hacéis. Lo recomiendo a todo el mundo y a los que no lo han hecho les diría: "Hazlo. Es lo único que puedo decir de este taller. Hazlo, porque lo necesitas. Todos necesitamos experiencias así de sanadoras, de consciencia y de mayor conocimiento de uno mismo, de la vida y sobre todo de nuestra experiencia de la sexualidad. Y además de eso en este taller vas a encontrar Amor, con mayúsculas, y Diversión.

Hazlo. Y entrégate. :)"

Gonzalo Fuentes (Madrid, 2014)


Os escribo en agradecimiento por la gran labor que realizáis. Es cierto que no se deben llevar expectativas a los cursos, lo siento, yo sí que las llevaba y muchas. Estaba en un momento de mi vida que necesitaba confiar en los cambios para poder seguir progresando en mi camino, de alguna manera estaba segura que no me podía decepcionar el Universo, y vaya si no lo hizo y muy por encima de mis expectativas.

No voy a decir que fue fácil, pues he tenido que vencer vergüenza, miedos, creencias, resistencias.......... pero gracias al gran respeto que en todo momento he sentido, fui entrando poco a poco y cuando quise darme cuenta estaba "bailando" y " tirándome a la piscina", yo misma no me lo podía creer. Estaba allí y tan tranquila… increíble. Es más, cada vez me sentía mas liberada de mis viejas pautas y con mas seguridad.

El día de mi sanación fue maravilloso, literalmente tuve un renacimiento, volví a nacer y con mi risa, algo que me hacia mucha falta.

Al día siguiente aparecian nuevos retos, y nuevos nervios, otro escalón que subir, de nuevo con los directores de orquesta tan fantásticos, de nuevo entré en mi papel, siendo yo la primera sorprendida pero a la vez super-empoderada, para mi sorpresa y alegría. Estaba en las nubes y de nuevo una experiencia maravillosa. Yo creo que tenéis unos guías magníficos, de nuevo la magia hacía su aparición. Sentí que por fin me había reconciliado con lo masculino, con mi sexualidad y mi sensualidad, encantada con el placer del DAR.

Después de todas estas experiencias mi alma estaba limpia y brillante, exultante, sentía amor por todos, agradecimiento por todo y todos. Tenía ganas de abrazar a cada uno de mis compañeros, en todos era capaz de ver su parte mas amorosa y su preciosa alma. Sentía una inmensa felicidad, con una claridad mental impresionante como si todos los cursos de crecimiento personal hicieran efecto de golpe, dando agracias por haberlos realizado. Yo era una caja de sorpresas de la que salían lucecitas como estrellitas al par que alrededor se derrumbaban edificios que ya no eran necesarios, con la sensación de liberarme de apegos que me tenían enganchada.

Por fin me había reconciliado con el mundo, ahora soy FELIZ.

Como podéis ver, mis expectativas eran muy pequeñas comparadas con lo que obtuve. El Universo no me dio lo que pedí, sino lo que necesitaba. Me siento muy agradecida, a vosotros por la labor tan fantástica que hacéis, con un respeto y sutilidad maravillosos, no me extraña que tengáis ayuda de guías, os lo merecéis. Realmente, no descarto, hacer la formación, para poder disfrutar con los despertares y sanación de las personas que como yo en este taller se trasforman.

Muchas gracias de corazón y un gran abrazo del alma Namasté

Fin de año 2013.


Compasión y Éxtasis llego a mi vida en el momento que lo necesitaba, dicen que pide al universo lo que necesitas y éste proveerá, pues vaya… No imaginé que todo estaba llegando…

Me preguntaba: “¿Que será eso de la compasión y el éxtasis?”. La verdad es que venía de una dura separación, con el corazón roto, pero algo en mi hizo un click y ya nunca nada volvió a ser como antes…

Tímidas miradas, gente diversa, miedos, risas, vergüenzas, un grupo grande de gente pequeña, me sentí como una niña en su primer día del cole, todas esas caras desconocidas…

No sabía que todo estaba por comenzar… Mi mente me dijo: “Lárgate ahora mismo de aquí…”, pero me quedé. Nos miramos a los ojos desde el corazón, a corazón abierto, fue un momento y a partir de aquí ya no pudimos volver hacia atrás, un mundo de sentimientos nos envolvió y ya no estuvimos sol@s nunca más. Desaparecieron los miedos , las inseguridades , las vergüenzas , una gran solidaridad nos unió y nos abrazó, en un gran abrazo de Amor y de Sanación.

Fue expresar el dolor y el amor sabiendo que en el otro había un espejo y un abrazo, tal vez ése que nunca diste o que nunca te dejaste dar… y estaba siempre allí… cuando te derrumbabas para levantarte.

Y seguí sintiendo que ya nada sería como antes, me sentía segura allí entre mis compañer@s, entre su calor, entre sus miedos, sus inseguridades. Yo me sentí segura, escuchada, valorada, querida… y volví a confiar en mí.

Rápidamente me encontré conectando con mi diosa interior, bailando con ella, danzando una danza de perdón, a mí misma… y todo perdió importancia, solo era yo y mi diosa interior… que bella… esa soy yo, pues me amo y amo a mis espejos!!!!

En un momento sentí a los Shivas pedir perdón a las Shaktis y me vino una compasión, por los Shivas, esos que me habían hecho tanto daño, los que habían abusado de mi, y de cada una de mis compañeras, ellos representaban lo masculino que tanto dolor me había causado, ellos estaban allí, pidiendo perdón… un perdón universal, que me removió en lo mas íntimo de mi ser y resonó, y pude perdonar… Me di cuenta que en ese preciso instante que había comprendido el significado de la Compasión. De a poco sentí como en ese acto removía momentos de mi vida, que perdonaba el maltrato de mi padre, de mis parejas, de mi misma…. fue una catarsis sanadora, increíblemente sagrada.

Y pude sonreír, sentir k un peso marchaba con cada sonrisa y con cada lagrima…

Solo contarlo no basta, es experimentar, sentirlo en las entrañas, es curar a la Madre Tierra que somos cada una de nosotras, es sentirte en los ojos de la otra persona, es desnudar tu esencia y entregarte a la danza de la compasión y el éxtasis…

Muchas gracias Amerai y Hari Dass por su eterno amor incondicional….

Andrea Heguiabehere (Gredos Fin de año 2013).


Apago la luz de la habitación y antes de abrir la puerta, respiro.

Todavía queda olor a incienso, a velas, aceites y amor. Llueve.

Después de cuatro días de sol, en el cielo y en los ojos, llueve.

Fuera desfilan las maletas. De vez en cuando se paran. Se escuchan los abrazos: bum bum, bum bum. Eso es el pulso, los silencios dicen más cosas.

Gratitud por lo dado y recibido. Por primera vez tengo el valor de darme las gracias también a mi misma, por permitirme aprender a dar y a recibir.

A lo lejos una carcajada. Sí, la reconozco. He aprendido a identificarlas, igual que algunas lágrimas, el baile de cada uno o el distinto calor de cada abrazo.

Miro y veo que hemos crecido un poco: un dedo, dos, un palmo. Cada uno su pedacito. Algo en su asunto pendiente, o tal vez, en otro que ni siquiera sospechaba.

Arranco con mi maleta y con la alegría de haber podido enfrentarme directamente y a pecho descubierto con mi miedo. Con el gran coco, el monstruo que durante años se acercaba por la noche a asustarme.

Descubrirlo así, abiertamente sin taparme la cabeza con la manta ha dolido un poco, me ha puesto algo triste y por fin me ha aliviado. He podido respirar y reírme mucho de mí misma, de mi ceguera, de lo fácil que era librarse de él.

Poder compartir mi risa y mis dudas con otras caras asustadas, seguramente por otros motivos, me ha llenado de alegría y buenos momentos.

Hoy es, ahora es, el momento en el que me marcho. Él ya lo ha hecho. Mi Shiva-Daka se ha ido ya con un abrazo desde mi amor incondicional, desde el agradecimiento por lo que me ha dado y por tomar con cariño, respeto, valor, apreciación y confianza lo que yo haya podido proporcionarle.

No hay apego ni abandono. No está el coco, hoy no ha venido. Lo he mandado a la conchinchina, o incluso más lejos. Espero que le guste tanto ese lugar que no tenga ganas de volver. Que se quede feliz viviendo allí.

Amor, gratitud, fusión, ternura, vulnerabilidad, alegría, crecimiento, compasión, libertad, placer, éxtasis, descubrimiento, calidez, complicidad, energía. Éstos sí se vienen a la fiesta que pretendo sea mi vida.

Gracias a todos por ser y estar.

Gracias Hari Dass, Amerai, Carlos, Óscar y Cristina por hacer de este taller “tan serio” algo tan fácil y llenarlo de amor, sentido del humor y diversión.

Mábel. (Gredos Fin de Año 2013).


El taller de Tantra y Amor Consciente para parejas ha supuesto para mí, un antes y un después en mi vida.

Partiendo de una relación estable y positiva de más de 30 años de matrimonio, el taller me ha permitido abrir la perspectiva y mantener la mirada profunda en mi compañero y en mí misma.

Una mirada limpia, cristalina y transparente que nace de lo hondo de mi ser y de él.

Una mirada amorosa, cuerpo a cuerpo, sin prejuicios ni expectativas.

Una mirada desde el propio amor como esencia.

Una mirada con la presencia que necesitas, para conectar con uno mismo y con el otro, sin perderse ni proyectarse en el otro.

Una mirada, libre de condicionantes tóxicos culturales y sociales.

Ha supuesto : A nivel racional, permitirme apartar los pensamientos que, tildándose de realidad, irrumpían en mi mente para encasillarme en lo que debería o no debería ser del otro y que me privaban de mi libertad.

A nivel sexual, liberar lo que aprendemos que debe ser nuestra relación sexual. Traspasando la frontera de la genitalidad, del orgasmo imperativo, de las fases de la respuesta sexual humana que Masters y Johnson enunciaron y que posteriormente ampliaron Kaplan y Basson. Y que definen actualmente el patrón sexual de nuestra sociedad “avanzada”.

A nivel emocional, aprender a rendirte al otro sin perder tu esencia. Respetándote más que nunca. Conectando primero contigo misma.

A nivel de comportamiento, aprender que todo no está en el hacer, hacer y hacer, sino en ser, sentir y existir.

Y todo ello con el amor y la inmejorable profesionalidad y acompañamiento de Amerai y Hari Dass.

Os lo agradezco de todo corazón.

Anónimo. (La Vía del Valle, Noviembre 2013).


En primer lugar daros las gracias por ser tan fantásticos. Estoy muy agradecida por todo. Siento que he sanado, he llegado al perdón hacia el sexo masculino y deseo a partir de ahora tener relaciones con los hombres mas sanas y honestas dado que también me he perdonado a mi misma. Me sentí muy acogida por el grupo y he podido volver a sentir que el amor de verdad existe solo tengo que confiar y permitirme que vuelva a entrar en mi vida. Solo desearos lo mejor porque sois maravillosos por vuestro trabajo y vuestras enseñanzas. NAMASTE y Feliz Navidad. Un beso. Hasta pronto. María Jesús de Girona Taller de Tantra: Sexualidad, Amor y Consciencia. 14 y 15 de diciembre en Celrà (Girona)


Muchas gracias y mil veces gracias!!! A vosotros porque hicisteis del taller una experiencia única, amorosa, delicada, emocionante, alegre, divertida y de gran aprendizaje. A sido un gran placer conoceros y por poco que pueda quiero estar cerca de vosotros.

Un mega-abrazo Namasté

Jaume de Terrassa (taller Sexualidad, Amor y Consciencia en Celrà, Girona, diciembre 2013)


Buenas noches, me dirijo a ustedes para contarles mi experiencia en el curso de tantra y amor consciente. Mi experiencia ha sido muy enriquecedora porque me ha eliminado muchos bloqueos de los que venía arrastrando. La consecuencia de esa eliminación de bloqueos es que ahora tengo mucha más facilidad para entablar una conversación con una mujer conocida y también tengo mucha más facilidad, debido a que tengo mucho más encanto para entablar una conversación con una mujer desconocida. Esta circunstancia hace que me plantee que este tipo de cursos tienen una efectividad que ningún otro tipo de terapia de las proporcionadas hasta ahora tienen. Hasta ahora había probado con hipnosis y terapias psicológicas y en el ámbito sexual ninguna ha sido tan efectiva como el taller de Tantra. Además de este tipo de ventajas también ha sido una experiencia muy enriquecedora hasta el punto de que en ninguna relación sexual que he tenido hasta ahora he experimentado unas sensaciones tan intensas y profundas y me ha dado nuevos conocimientos acerca de cómo se tiene que realizar el acto sexual para que éste sea intenso y profundo.

Este curso también ha sido muy positivo porque me ha dado una idea de las teclas con las que se debe de tocar el cuerpo de una mujer para que ésta experimente su sexualidad de una forma plena y de cómo se consigue entrar en auténtica resonancia con el cuerpo de una mujer mediante la respiración.

En el apartado de sanación sexual que se realizó, he de añadir que me quitó muchos traumas que llevaba acumulados desde hace tiempo. A esto he de agradecer la labor de organización de todo el equipo, incluyendo los asistentes/ayudantes.

Finalmente quería mandar un fuerte abrazo a todo el equipo que realizó el curso (Hari Dass, Amerai y Carlos López), por el fantástico ambiente que lograron obtener.

Anónimo. (11/12/2103)


Hace años que quería conocer lo que es el Tantra, leía algunas cosas pero sentía que no entendía lo que es realmente. Así que decidí apuntarme al curso básico de Hari Dass y realmente vi que no había entendido nada, el Tantra hay que vivirlo y sentirlo. ¡Fue maravilloso! Puedo decir, y lo pueden confirmar los que bien me conocen, que hubo un antes y un después en mi vida a partir de ese curso. El corazón se abrió, sentí el Amor con todo mi ser hacia los demás y hacia mi como nunca hubiera imaginado! Al día siguiente veía el mundo con otros ojos, fue un renacer del alma.

Antes de ese curso mi sexualidad era más bien de tipo masculino, y siempre me quedaba vacía, no me respetaba y como tal atraía a hombres que tampoco lo hacían. Entendí que la sexualidad es sagrada, aprendí a respetarme, a decir no, a decir lo que quiero y como lo quiero, y empecé a atraer a hombres hermosos de corazón, hombres conscientes y respetuosos.

Sí!!! Los hay!!! Quería más!!! Un caminito que solo empezarlo era tan divino, no podía sino continuar, así que me apunté a otros cursos suyos y con el Compasión y Éxtasis ya fue un salto quántico!

El Tantra va más allá de la sexualidad, es una forma de vida. Soy docente y les pongo mantras a mis alumnos antes de empezar la clase. Es increíble ver como conectan y como se centran y tranquilizan. Hay un niño autista que nunca canta en clase de música, pues ahora es oír el mantra y sus ojos se le iluminan y empieza a cantar! Realmente siento que los mantras conectan con el alma!

Los efectos del Tantra los notas y los ves a todos los niveles, en ti y en los que te rodean.

Gracias a todos los compañer@s con los que me he encontrado, pues en todos los cursos solo veo gente preciosa!

Gracias a los asistentes: Carlos, Mónica, Sabrina… sois maravillosos!!

Y a vosotros Hari Dass y Amerai, no puedo más que agradecer y agradecer haberos conocido y el cambio que ha significado en mi vida! De corazón, gracias por el amor con el que dais los cursos, por vuestra presencia y vuestra dedicación. Gracias por cuidarme en los momentos más difíciles, gracias por vuestra comprensión, por vuestra entrega incondicional!

Os quiero divinos Shiva y Shakti!!! Nos vemos pronto!!

Maria. (30/07/2013)


CORAZÓN EXPANDIDO

El Taller se llamaba Compasión y Éxtasis y yo en un principio no sabía muy bien el por qué de este nombre, quizás podía entender más lo de éxtasis al ser un taller de tantra aunque éxtasis es también el estado alcanzado por los místicos. Ahora ya lo he entendido completamente.

En mi caso, quizás no lograse alcanzar un estado de éxtasis propiamente dicho pero ahora sé que no lo alcancé porque tampoco lo estaba buscando. Me parece fantástico saber que lo podré alcanzar un día, pero tenía que empezar por resolver otros asuntos previamente y una casa no se puede empezar por el tejado. Cómo no puse expectativas en ello, no me frustró lo más mínimo. Entonces ¿Qué fue lo que pude llegar a sentir? Exactamente la otra parte del título del taller: la Compasión. Y qué belleza!!

Sentí la unidad, las barreras destruidas. Sí, un "No más guerra entre sexos", lo comprendí, fue como un interruptor que se encendió.

En mi presentación dije el interés que vengo teniendo sobre la importancia de equilibrar las energías masculina y femenina en el planeta, pues allí tuve la ocasión de experimentar como sería, cómo será la vida en el planeta cuando esto suceda. No más miedos de unos contra otros, no más competitividad entre los dos sexos, y también entre el mismo sexo pues yo he vivido la competitividad femenina como una pelea por conseguir un hombre haciendo un despliegue de poder y si no, te sentías que no valías nada.

La magia de ese encuentro se produjo tanto en los círculos solo de mujeres como de hombres porque necesitamos también nutrirnos de la energía de las personas de nuestro propio sexo y crear la hermandad que se creó. Mil gracias por saber crear tan maravillosamente esos espacios que existían en las culturas primitivas y que ahora hemos perdido (como tantas otras cosas). Y así las mujeres nutridas entre nosotras mismas, con nuestro poder personal conseguido, es como podemos mirar a los queridos y bellísimos hombres y VERLOS como realmente son, con toda su sensibilidad a veces tan oculta y que ahora brilla como un tesoro escondido por tanto tiempo que sale a la luz y los hace realmente hermosos y radiantes, porque así los vi y los percibí uno a uno, algo que hacía tiempo que no sentía. Sólo por esto me ha merecido la pena hacer el taller.

Reconozco el gran mérito vuestro de crear esta situación tan mágica para que pudieran aflorar de ese modo los sentimientos que sin esa atmósfera creada hubiese sido muy difícil.

Todavía sigo conmovida por esa gran entrega de Shaktis y Shivas para mejorar nuestras relaciones, porque nos necesitamos ambos sexos y esto no nos hace dependientes. Nos necesitamos libres, libres de cargas, de miedos, de resentimientos y rencores de unos hacia otros. A veces nos da miedo reconocer que necesitamos el amor de un compañero o compañera pues esto nos hace más vulnerables, pero sí es verdad ¿por qué no reconocerlo?. De lo único que se trata es de lograr el equilibrio de lo masculino y del femenino en cada uno de los sexos, independientemente de ser hombre o mujer. Esto no quiere decir que si una relación se tenga que acabar se acabe, pero hay una gran diferencia de hacerlo en paz y por tu propia evolución y que además te quede un gran amor en tu corazón. Todo esto no hemos sabido hacerlo y tenemos que reaprender totalmente todo.

Conozco personas supuestamente muy independientes que esconden un gran miedo al sufrimiento.Todos lo hemos experimentado alguna vez. Quieres dar una imagen de fuerte que esconde una gran vulnerabilidad.

En este taller pude apreciar una gran autenticidad, por fin nos mostramos como somos. !Eso es una verdadera liberación!

Si a todo ello añadimos un sexo consciente con la gran presencia de estar plenamente todo tu ser con la otra persona, la unión todavía se hace más fuerte porque esta basada en algo más que un rápido placer físico.

No sé si alguna de las personas que asisten a vuestra talleres van movidas únicamente por el deseo de mejorar sus relaciones sexuales (cosa por otra parte muy lícita) porque lo que se van a encontrar es muchísimo más que eso.

Conducís maravillosamente a las personas a mirarse dentro primeramente y derrocháis vosotros mismos ese amor y compasión (que es el verdadero amor incondicional) hacia todas las personas de alrededor.

Nadie puede llevar bien un taller si no ha experimentado en primera persona todo lo que quiere enseñar.

Dedicarse a esto, aunque sea vuestro modo de vida, exige una gran devoción. La recompensa la veis en los comentarios de la gente y como mejoran sus vidas. Sólo me queda por decir que aunque parezca muy grandilocuente, así se van sembrando semillitas para sanar nuestro querido planeta que nos acoge, nos sustenta con amor de madre, como una gran madre que es. Y cito aquí una frase que oí a una queridísima persona que fue monje benedictino de un monasterio. Me dijo un día: "Carmen, nadie podrá amar de verdad si no siente en su corazón el verdadero amor de madre", no importa que sea hombre o mujer.

Os aseguro que no hay amor más desinteresado, cuando se siente de verdad y auténticamente, el de la Madre Divina que todas las tradiciones de todos los países tienen.

Siento mi corazón expandido y un solo latido con todos.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Os paso un texto de las sabias palabras de la abuela margarita ,una de las 13 abuelas sabias del Mundo que vinieron a España en el 2008.

P a r e j a  S a g r a d a

El cambio viene por la mujer. La mujer es la que abre la puerta, da el permiso, abre las piernas.

La mujer es la casa de la vida.

El padre da la semilla, la fuerza.El padre jala todo el potencial cósmico en su esperma.

Los huevos son recipientes divinos. Las eyaculaciones, atracciones cósmicas.

El poder protector del Padre Sol lo tenemos dentro nuestro.

El poder creador de la Madre Tierra lo tenemos dentro nuestro.

El cambio viene por el despertar de lo femenino (el amor) en hombres y mujeres.

Femenino y masculino van juntos, uno sin el otro no hacen nada.

Abuela Margarita

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó en ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos lo días,
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Anónimo


Se que el día siguiente de terminar un taller de tantra no es el mejor día para escribir nada, puesto que a veces te puedes dejar llevar por la euforia. Pero en este caso, me encuentro sereno, muy sereno. Cualquier canción puesta en el taller que escucho me lleva a esas montañas de la zona de Tarragona y me emociona. Algunas canciones me enlazan directamente con la mujer que ha sido mi compañera de viaje, mi sanadora personal, amor incondicional y de igual manera me emociono. Cuanta tristeza acumulada tenía. Pero todo esto me ha llevado hasta el tantra, me ha llevado hasta este punto que me permite evolucionar.

Llegué a las montañas de Tarragona un poco temeroso de lo que allí me esperaba. Previamente había realizado algún taller de tantra, pero la palabra "avanzado" me impresionaba. Llegaba sin expectativas, con actitud de saltar todas las barreras que hicieran falta. Los cinco días han sido una preciosa carrera de auto obstáculos que me han permitido ir conectando conmigo mismo y mi corazón mediante los mantras, la respiración, los ejercicios y la presencia consciente. Ha sido una experiencia única, maravillosa y enriquecedora, que me ha permitido sentir el tantra como un medio para vivir día a día en el amor incondicional.

Ahora queda seguir caminando.

Gracias a mis compañeros, a mi diosa y a vosotros Hari Dass y Amerai.

FERMIN ECHARTE


Estamos muy contentos de haber conocido el tantra. Ha habido una transformación increible. Cada vez que practicamos el sexo tántrico nos sorpendemos, cada día hay una cosa nueva, una evolución, un crecimiento, una sanación…maravilloso. Es enorme lo que se mueve y lo que se siente. Lo que nos falta después de haber hecho el taller básico: Sexualidad, Amor y Consciencia es un poco más de conocimientos. Nuestra ilusión es hacer el taller de parejas… A ver si las energías nos acompañan y lo podemos hacer. Ahora ya estamos en este mundo tan maravilloso, el del Tantra, trabajando con fuerzas, consciencia y respeto. Gracias por estar a nuestro lado.

Anónimo 22/04/13


El día que vi por primera vez el video en internet de Hari Dass, hablando de tantra, se me disparó el corazón y pensé....."

Yo quiero vivir esa experiencia".

Cuando tomé la decisión de ir al curso básico que se hizo en Madrid en el mes de febrero de este año 2013, no imaginé que iba a ser el inicio de un recorrido tan exquisito para mi alma que me está llevado a descubrir cosas en mí con más intensidad que nunca, entrando en rincones de mi ser y sanando a su paso todo lo que toca.

Aprendí a mirar al otro desde un lugar diferente, integrando la experiencia desde la frecuencia del amor limpio, sin condiciones moralistas ni juicios paralizantes. Aprendí como interactuar con las dos polaridades, amando a todos y al todo. Me encantó el gran respeto que se respiraba en el grupo creándose una comodidad muy especial.

Y las actividades de movimiento corporal junto a mantras y ejercicios, han despertado en mí capacidades que desconocía. Gracias a este primer nivel, mi alma ha dado un nuevo salto cuántico y sigo adelante con el tantra. Muchísimas gracias a todos, pero en especial a Hari Dass y Amerai por su gran amor y entrega en esta gran labor.

Ana 25/02/2013


Hola a tod@s amigas y amigos de esta fantástica Escuela de Tantra y Amor Consciente… Estoy realmente feliz… Sí… Feliz y esperanzado, gracias a esta hermosa elección, que la Vida me ha inspirado y regalado y así gozar de este precioso y sanador taller, creado, organizado y guiado por mis cada día más queridos maestros Hari Dass & Amerai Carrera.

No es el primer taller de iniciación al Tantra al que he asistido, ni mucho menos, pero puedo decir que es el primero donde he podido sanarme y sanar a mis compañer@s profunda y amorosamente. Ahora sé, que me amo más porque si he atraído y reconducido mi vida y mi aprendizaje hacia esta escuela tan fantástica, tiene que ser porque todo lo anterior ha merecido ser vivido. Me encantó la energía de las personas asistentes… la de Espacio Elsa. Y sobre todo de los profesores. Me encantó su sencillez y cercanía, su buen método con pasos precisos y dulces, plenos de Luz y Amor. Me encantó la música, cada canción en su justo momento, provocando una catarsis de emociones y sentimientos bellos y puros en tod@s nosotr@s. Me encantó el yoga, los ejercicios, las danzas, las miradas, los abrazos… La belleza de las almas y de los cuerpos. Y en especial poder sentir que una Diosa me eligiera… Y sanarnos mutuamente.

Fue muy gratificante poder expresar mi sentir hacia la Mujer… hacia la Diosa… en cada una de las experiencias con las diferentes mujeres que participaban, me encantó sentirlas y hacerlas sentir mi Ser… entregado a ellas. También fue muy hermoso ver y sentir a las parejas, cómo se tomaban de las manos y se colocaban muy cerca, piel con piel para transmitirse el Amor que se desplegaba en ell@s con tanta fuerza y dulzura. Si el sábado se mostraban tímidas, el domingo ya no había rastro de timidez alguna. Se podía palpar su deseo de fundirse en un solo cuerpo, en un solo corazón, en una sola alma y eso hacía sentirme feliz por ell@s, esperanzado y evocando el día en que poder vivir algo así de bello y luminoso… con mi amada… cuando nos encontráramos… Solo puedo dar Gracias a la Vida, a mi esencia de hombre… y a mis maestros y su escuela de placer, amor, luz… por guiarme hasta aquí… Estoy en un momento en que la fluidez se manifiesta cada vez más intensamente en mí y en las personas que me encuentro en este precioso y fascinante Camino de Gozo, Amor y Devoción a la Mujer, a la Diosa que todas ellas encarnan.

Un abrazo de corazón

Javier. Shiva Ray 23/04/2013


Queridísimos Amerai y Hari Dass,

 

¡Tenía muchas ganas de escribiros! Muchas gracias por todo lo que habéis hecho y conseguido en estos cinco días que ha durado el taller, habéis hecho un trabajo fantástico abriendo los corazones de la gente. Me siento muy unido con vosotros y con cada persona del grupo. Os lo agradezco.

 He aprendido un montón de cosas, pero sobretodo como me gusta ser un shiva y que la energía me corra por el cuerpo. He aprendido que, si yo quiero, porque depende de mi, el amor me llega: me he sentido querido de verdad por primera vez. También me he reconciliado con lo femenino, en todos los sentidos. No tengo vergüenza (y os aseguro que era muy profunda) y no me supone ningún problema mirar a los ojos de la gente. Me siento liberado, siento que se me ha desecho un nudo en alguna parte y la energía, ¡por fin!, puede circular libremente. Me siento abierto, lleno de amor y con muchas ganas de recibir amor. Aún me siento sagrado. Formo parte del universo y fluyo con él (nunca lo había sentido).

Os estoy muy agradecido desde lo más profundo de mi corazón, he conseguido cambiar hacia mucho mejor, he conseguido hacer un paso muy importante en mi vida, he conseguido rendirme. Y, aunque la rutina me tire de la piel, porque quiere que vuelva a mi antiguo yo, no quiero perder todo esto: el bienestar, la felicidad. Siento que lo voy a poder conseguir.

Amerai, te quería dedicar unas últimas palabras. Muchas gracias por todo, no solo por el tema de la organización, ha ido todo perfecto, muy fluido, sino también por el amor con que nos has tratado a todos. Muchas gracias, eres una mujer maravillosa.

Sé que nos volveremos a encontrar, así que... ¡hasta pronto!

 

Un abrazo para los dos y namasté.

 

Roger (participante Compasión y Éxtasis diciembre 2012)


En el curso Compasión y éxtasis he aprendido, a mis treinta y seis años, la importancia de respirar mejor y de comer bien. También he entendido cómo me gusta que me toque el sol en los ratos libres. He sanado un aborto, diciendo adiós a mi hijo y dejando atrás la culpa por dejarlo marchar; sigo lidiando con el duelo pero con consciencia y respirando. En este curso he aprendido a dar y a recibir amor incondicional hacia todos y hacia todo, algo extremadamente placentero que me da paz, silencio y amor hacia mí misma. He puesto las raíces de mis pies en el camino del amor hacia todos los hombres, saliendo de mi desconfianza hacia todo lo masculino, perdonándome por mis limitaciones ante el amor de y hacia mi padre, empezando a ser mejor compañera para mi pareja. He aprendido que soy bella y deseable, y a ser deseada y amada profundamente por los ojos de los hombres sin sentir humillación, rencor ni rechazo hacia ellos; he aprendido a adorarlos y a ser adorada hasta el éxtasis. He aprendido a ser hermana de las mujeres, compartiendo son ellas el amor hacia todos nuestros hombres sin sentir celos y sabiendo que el amor de mi pareja las sana así como el amor de ellas lo sana a él. Con mi pareja, he aprendido a sanar lo más profundo y a ser sanadora; ahora sé que las expectativas y los miedos y vergüenzas a dejar salir mi niña interior me limitan y espero seguir luchando por llegar a ella y escucharla; guarda más dolor del que hasta ahora he sabido soportar pero hoy empiezo a prepararme para poner el oído; he aprendido de mi pareja que no es fácil sanar al que no sabe aún ser sanado pero muy fácil sanar al que está abierto y rendido; he dejado atrás mi rencor por sus limitaciones, he aprendido a amarnos a ambos pese a las mías, he aprendido que pese a que mi pareja tiene catorce años menos que yo, es un sabio del que puedo aprender mucho, del que quiero recibirlo todo sin exigir nada que no esté preparado aún para darme, al que no quiero juzgar más, al que quiero darle todo, por fin, sin rencores ancestrales ni pasados, y con el que quiero seguir adelante en el camino de la sanación sexual y espiritual.

 

Muriel 10/12/12

 


 

Siento la necesidad de mostrar mi agradecimiento a ti como a Hari Dass, me he sentido muy bien tratada.

He disfrutado, aprendido y sacado del inconsciente al consciente muchos registros.

Los días antes del curso aparecieron resistencias y miedos pero me alegro mucho de haber dado más que este paso, este salto; siento que llevaba mucho peso en la mochila, frustraciones, resentimiento, miedos, culpabilidad, incertidumbre y hoy me siento enraizada, con mucha paz, liberada de falsas creencias .

Amo mi cuerpo, mi alma, y mi ser no puede dejar de sonreír.

Fue una gran prueba mostrarme tal cual, ahora siento que con mi ropa no quiero ocultar nada sino valorar y reconocer este soporte corporal que alberga un ser de luz y amor estupendo.

Me siento sanada. Reconciliada conmigo y con lo masculino y lo femenino. Me siento parte de esta danza sagrada que es la vida.

Me siento una dakini y reconozco el papel de mi daka y lo agradezco.

He recordado lo importante que es mirar con los ojos del corazón, lo importante que es dar sin esperar nada a cambio y recibir de manera agradecida.

En estos días me he sentido muy presente. Os he sentido muy presentes.

 

Pilar   14/12/12


NAMASTÉ,

Lo primero de todo.... GRACIAS por el precioso Taller que nos habéis regalado.

Estoy flipando con todo lo que el AMOR es capaz de hacer...

 

Este Taller me ha hecho re-descubrirme de verdad. Saltaron de golpe todos los parches que le había puesto a mi Corazón.

Todo saltó y salió a la luz. Todas mis heridas y mis miedos.

Nunca me sentí tan vulnerable. Fue muy fuerte para mi.

He visto a mi niña asustada que requería mi atención... demasiado tiempo callándola.

Y también he visto a mi Diosa... ansiosa por RUGIR y quitarse el "corsé". ¡¡¡Por fin!!!

 

Pude verme clarísimamente. Estaba tensa, llena de resistencias, cabreada, dolorida, llena de miedo.

No era capaz de confiar en mi compañero... porque no confiaba en mí.

 

No sabes lo muchísimo que te agradezco tus palabras Carlos... de verdad.

Me ayudaste a "ver". Nada estaba en el otro. Todo estaba en mí. Él sólo me devolvía el reflejo de lo que yo proyectaba. Por eso escocía. Él removió mis heridas.

Gracias a tus palabras he podido hacer una verdadera introspección. Todas las piezas han encajado.

Ahora sé perfectamente que tenía pánico a que se acercaran a mi corazón. Estaba abierta en fachada... porque por dentro estaba muerta de miedo. Cerrada.

 

Me habéis ayudado a sentirme Merecedora. Bella. Divina. Guerrera. Inocente. Amante y Divertida.

Me siento Fuerte, Valiente y Capaz.

He tirado abajo las barreras.

Ahora me toca sanar..... ME RINDO.

 

Definitivamente, este Taller ha supuesto un antes y un después para mí.

¡¡SOIS LO MÁS!! Sois Puro Amor...

Gracias,  Gracias,  Gracias.

No puedo parar de llorar de agradecimiento.

 

Confío en que nos encontremos en otra ocasión.

 

 Con todo mi Amor,

 

Tania

 

Madrid, noviembre 2012.


Tengo tanto que agradecer que no sé por donde empezar...

Hay que ver como cambia la vida cuando la experimentamos desde el corazón.

Nos la pasamos creyendo que algún día aparecerá alguien que despertará en nosotros la dulce sensación del amor y conseguirá darnos la Paz que tanto ansiamos; pero cuando descubrimos que ese Amor, que esa Paz reside dentro de nosotros y que en realidad no depende de nada exterior es cuando conocemos la verdadera Felicidad.

¡Que difícil me parecía abrir el corazón y que sencillo se vuelve cuando contactas con el Tantra!

 Lo que puede parecer un simple taller de fin de semana es en realidad una llave para conectarnos con nuestro Ser más profundo, con la pureza y la inocencia más auténtica del Amor Incondicional, a nosotros mismos y a los demás, a la vida y a la autorrealización.

Que fácil era... compartir, jugar, reír, llorar, abrirse al mundo... solo con esas herramientas te das cuenta de que no es una frase hecha si no una realidad, TODOS SOMOS UNO.  Siiii ¡Todos somos uno!! Todos sufrimos, todos dudamos de nosotros mismos, de nuestros sentimientos y de los de los demás, todos nos creemos elegidos de la gracia o la desgracia, todos tenemos que luchar por nuestra supervivencia física y emocional. Pero cuando descubres que no estás solo, que todos pasamos por lo mismo, te das cuenta de que forma parte de la experiencia necesaria para poder realizarte como Ser Humano Consciente.

Cuando aprendemos a ver nuestro reflejo en el otro nos volvemos más tolerantes, dejamos de juzgar y de juzgarnos duramente, comienza una relación basada en el intercambio, nos relacionamos para amarnos, educarnos unos a otros, ayudarnos a evolucionar, sin castigos, desde el amor incondicional. Como podemos echar la culpa a alguien de cometer errores, de no ser perfecto! Ninguno lo somos!

¿Tantra?: presencia, tolerancia, reconocimiento del Ser, consciencia, respeto, generosidad, compasión, servicio, realización, AMOR

Gracias a mi maestro Hari Dass por su saber hacer, por ser un comunicador excepcional que abre los corazones de las personas con la intensidad suficiente para hacerles reaccionar desde el Alma ante si mismos y ante la vida!

Gracias al Tantra por reconfortar mi existencia direccionándola a un estado del Ser plagado de bendiciones!

Gracias a todas las personas con las que me cruzo en la vida por permitirme interactuar con ellas y experimentar la existencia

Gracias al Tantra por enseñarme a honrar mi Cuerpo y mi Alma!!!!!!!!

Gracias Comunidad Tantra y Amor Consciente!!!!!!!!!!!!  

Mónika.  


Muchas gracias por el taller!!! fue maravilloso y muy fructífero, desbloqueé varios bloqueos que tenía, pero el más increible fue que desbloqueé el dolor de los ovarios y tengo que ir a hacerme una revisión para ver que ha pasado.

Samsara - El amante Interior 20 y 21 Oct

 

Fue un trabajo muy poderoso, sobre todo me quedo con la "mentira personal" y el trabajo con los padres. Me dió tanta luz y tanto sentido que las piezas de mi puzzle encajan mejor ahora.

Aurora - El amante Interior 20 y 21 Oct

 

Hoy me he levantado a las tres de la tarde... pero descansada, con agujetas... pero feliz...

Ha sido un buen trabajo para mí y te lo agradezco, porque lo necesitaba.  De hecho, ya llevaba tiempo trabajando sobre el tema pero me faltaba esto: verbalizar y reencontrarme con ellos. (padres)

...sentí una protección que no conocía.  Me ha ido bien cerrar esta etapa. Sentirme libre, y empezar de nuevo más libre.

Me lo pasé muy bien bailando...

Y también agradecerte a Anokhi, a Hari Dass, a Montse y a Prabhu la ayuda recibida y el bien que hacéis por la humanidad y para que todos y todas seamos mejores personas.  Gracias.

SÍ, ahora ya sé que ¡¡¡SOY VALIOSA!!!  

Antonia - El amante Interior 20 y 21 Oct

 

Agradeceros de corazón el taller de estos días. Hari Dass, una vez más, nos ha hecho dar un paso adelante, poco a poco... este empujoncito que te asusta un poco pero que cuando lo haces, lo agradeces. Anokhi, gracias por habernos conducido estos días por terrenos delicados, con energía y responsabilidad y sobre todo por haber abierto y especialmente cerrado el círculo, nos ha removido a todos pero pienso que todos hemos salido con una historia con final feliz. Muchas gracias a los dos :-)

 

Guillermo - El amante Interior 20 y 21 Oct


En un taller siento cómo trabajamos y evolucionamos todos al mismo tiempo. Se experimenta un movimiento interior real y aprendo más sobre la vida y la condición humana de lo que jamás podría experimentar yo misma en mi propio camino personal. Las innumerables y variadas experiencias de vidas de cada una de las personas del grupo, que puedo vivenciar y acompañar como testigo, me enriquecen extraordinariamente y a veces es inevitable la resonancia con mis propias heridas cuando alguien comparte su propia vivencia personal. Los talleres tienen una atmósfera libre de prejuicios y una vibración amorosa muy alta. El entorno es seguro y el trato es respetuoso. En estos, experimento que a los demás les sucede también lo que a mi y han pasado y vivido experiencias semejantes. Esto para mi es por si solo sanador y contribuye a la normalización de conflictos internos. Muchas veces gracias al trabajo de otro de los participantes he tenido una comprensión y me he dado cuenta de algo esencial y nuevo para mi! De este modo uno hace suya la experiencia de los demás. La presencia de un grupo adquiere más fuerza y potencia al espacio sanador. Todos entramos poco a poco en consonancia con lo que hay en el presente. Cada uno de nosotros entra en su propia sintonía y presencia. En los talleres es frecuente sentir la "atemporalidad"; el mundo exterior permanece fuera y durante algunas horas o algunos días " cae en el olvido". En su lugar, experimentamos amor ya que estamos en contacto con nosotros mismos y también con los demás participantes y con el entorno inmediato. Y esto para mi es presencia. Nos adentramos en lo esencial y por consiguiente en el contacto con los demás experimentamos más lo que nos une que lo que nos separa. Es la vivencia de todo el fin de semana con los demás compañeros, en una atmósfera cada vez más confiada y abierta en la que se puede sentir con tanta claridad que casi se palpa en el espacio, el amor que nos mueve en lo más profundo y que acompaña al dolor. Todo esto es lo que en su conjunto según mi experiencia produce un movimiento sanador en todos los participantes.

A.C.


Crecí rodeada de agresividad y falta de contacto y comprensión.

Mi aislamiento y falta de expresión me hizo desarrollar una necesidad de tener éxito en la vida con todo lo que desarrollaba para saber que existo y tengo un sitio en el mundo,
Solo lo encontraba haciendo, dando, agradando, teniendo éxito.
Creía en que todo lo que ocurría a mi alrededor era culpa mía y que no me había esforzado lo suficiente. Tenía mucho miedo a ser rechazada si me confundía, por eso me esforzaba para buscar la perfección en todo lo que hacia.
Sin saber como se fluye, comparte y se pide lo que necesita.
Mis prejuicios y educación me llevaron a una depresión y fracaso en mis relaciones de pareja,
A veces, no quería seguir viviendo.
Hasta que un día me pregunté, si realmente, yo quería vivir .
Me lo tome en serio y la primera respuesta fue que no, un dolor muy grande llegó.
Luego, comprendí que solo Dios decide cuando hemos de marcharnos, y si el me había creado, quien era yo para hacer una voluntad diferente a lo que tiene para mí.

Ahí empezó mi decisión por cambiar y transformar y apostar por la verdad, la vida y el amor incondicional.
Sentía que lo verdadero no tiene límites y que todo es posible. Aunque buscaba y no tenía referencias.
Entonces el taller vino a mí, desconocía el tantra y la terapia de grupo. Al principio no tenía mucho sentido el porque estaba allí. ......

He aprendido tantos registros nuevos!
Mostrarme
Confiar
Expresar
Humildad
Abrirme
Ser
Conocerme
Compartir
Sentir
Traspasar los miedos
Amar sin límites
Luchar contra mis prejuicios
Sentirme parte de todo
Comprender
Escuchar
Dar lo mejor de mi
Recibir lo mejor de todos
Apartar mis pensamientos y dejar de identificarme de ellos.
Saber que necesito.

PERO SOBRE TODO Escuchar a Mi CORAZON y el de TODOS y AMAR sin LIMITES.

Siento que estáis y me acompañáis.
Lo que he vivido ha sido muy GRANDE

Gracias, gracias, gracias

R. (“Compasión y Éxtasis”, noviembre 2011)


En su momento escribí un correo de agradecimiento, unos meses después del segundo taller de nivel básico. Ahora me apetece hacer lo mismo, con la perspectiva que da sentir que he finalizado un ciclo muy importante para mi en el sendero del Tantra.

En el 2008 comencé un proceso sanador, y el punto de partida fue el primer básico que hice con Hari Dass. Ese camino de recordar quíén era yo misma también se completó con otras disciplinas, sin embargo el Tantra fue un "desatascador" espectacular de apertura y de cierre para mi. Si los talleres básicos fueron geniales, ni te cuento el avanzado... WOW!!!. ¡Qué profundidad y exquisitez de energía se movío en mi!. Cuando le damos las gracias a Hari Dass él siempre dice que el trabajo es nuestro, desde luego que sí, sin embargo la labor del facilitador es igual de importante, él pone la sintonía necesaria en la que luego uno resuena y realiza su personal alquimia.

Una Shakti de Tenerife. Julio 2011


El taller de tantra que he recibido me ha permitido descubrir la dimensión auténtica de la sexualidad, del cuerpo humano y de nuestros órganos genitales: son elementos sagrados. Nuestra área genital es la puerta de acceso al placer, pero también lo es a la sanación y a la trascendencia. Todo ser humano es un "ser sagrado"

Vicente, Gran Canaria. Diciembre 2010.


El primer consejo que nos ha dado Hari Dass antes de empezar el taller de ¨Compasión y éxtasis es venir "sin expectativas". Y el Maestro Hari Dass tenía razón, es lo mejor. En todo momento nos ha guiado con amor, compasión, comprensión y la habilidad propia de un Gran Maestro. El taller es precioso, profundo y transformador; y así ha sido para todos nosotros. Sin embargo, el camino que cada uno sigue en el curso evoluciona por si sólo y se revela de forma misteriosa y hasta impredecible. Es cierto que yo tenía ciertas expectativas de una experiencia profunda, sensual y espiritual... y el curso cumplió esas expectativas. Pero yo no podía haber ni imaginado la intensidad de los sentimientos y el profundo efecto (positivo y transformador) que me ha producido a lo largo de estos 4 días (que parecía toda una vida).

Ha sido una experiencia de apertura de corazón, para amar a los demás compañeros y compañeras y para que ellos me amaran a mí. Vi la luz del amor que salía de mi reflejado en las caras y lágrimas de los demás, como una llama que crecía y crecía, iluminando todo a su alrededor. Sentí el amor, cariño y fuerza sanadora en los abrazos de mis compañeros y a través de la energía que juntos creábamos en todo momento. Poco a poco a lo largo de los días cada uno de nosotros empezamos abrir la mente, el corazón y el espíritu hacia los demás y hacia el universo. Dejamos atrás los tabús arcaicos que no nos servían ya, dejamos atrás el miedo, la inseguridad y el cierre del corazón.

En un momento dado del curso, hicimos un pequeño rito de transmitir energía amorosa hacia cada una de las otras personas del grupo, uno por uno mirando profundamente a sus ojos y transmitiendo esa energía amorosa desde dentro de mi corazón hacía ellas. La experiencia fue preciosa; empezaron a caer las lágrimas, las mías y las suyas, me temblaban las manos y sentía que yo no controlaba esta energía, sino que fue una energía de amor puro que venía desde el universo y simplemente se canalizaba en ese momento a través de mi hacia los demás. Después nos sentamos en un círculo para continuar con la sesión, pero la energía amorosa que habíamos creado seguía su propio camino y tomaba las riendas del momento. Se levantó una compañera desde el otro lado de la sala y se acercó a mí, se puso de rodillas delante de mí llorando, me abrazó en uno de los abrazos más amorosos que jamás he recibido. Al rato, mi pareja que estaba sentada al lado se junto al abrazo y añadió su corazón y energía sanadora, luego otra compañera, un compañero, otro y al final estábamos un grupo de compañeros y compañeras enlazados en un único abrazo amoroso con lágrimas de felicidad, esperanza y amor lavando nuestras almas, quitando antiguos bloqueos y daños recibidos. Me tumbé al suelo con mi cabeza encima de la pierna de mi pareja mientras el curso seguía. Mientras ella me acariciaba mi cabeza, me di cuenta que la transformación en mi había ya empezado, mi sanación había empezado en ese acto de amor incondicional.

Además de mi experiencia individual, la experiencia en pareja que hemos vivido ha sido quizás aún más intensa. El increíble amor que yo ya sentía hacia mi pareja antes del curso también creció, tanto en intensidad como en pureza. Hubo un momento durante un rito de sanación, que estábamos juntos en un acto de Entrega Total; un sentimiento de compasión y amor incondicional crecía en mi corazón continuamente. Ella viajaba sobre olas de placer y éxtasis con una cara de pura emoción que jamás había visto en mi vida antes. La visión de la Mujer de Mi Vida en tal estado me llenaba de felicidad y Amor hacía ella. Ella se entregaba a mí totalmente y yo, con los sentimientos de amor incondicional y compasión más fuertes que jamás he sentido, la protegía y la acompañaba en su viaje. En todo momento en el curso estuvimos muy unidos. Incluso cuando no estábamos físicamente juntos. Nuestros corazones viajaban juntos en este viaje amoroso y misterioso y nuestro amor de pareja, que al entrar en el curso ya era increíble, poderoso y puro, subió a niveles que yo sinceramente (a mis 50 años) no sabía que pudieran existir. Como dos pájaros benditos conseguimos volar aún más alto, juntos pero sin ataduras, cada uno con sus propias alas, unidos a través del amor incondicional.

En fin, realmente no hay palabras para explicar esto. Si decides realizar el curso, vuelve a leer este pequeño escrito después, y ya lo entenderás mejor; lo leerás no con la mente sino con el corazón.

Namasté
(Madrid)


Namasté,

Este fin de semana he participado con mi pareja en el taller ¨Compasión y éxtasis" de Tantra y Amor Consciente con Hari Dass, en el mágico lugar de la Dama Verde, el Balneario de Almeida, Zamora. Ha sido una experiencia preciosa a todos los niveles. En este taller se ha establecido un sentimiento de Amor puro entre todos nosotros ... yo he visto a los demás como hermanos buscando la sanación de su alma, como seres en busca de la luz.

Es cierto que la vivencia del taller participando con tu pareja es muy distinta a la de aquellos que han decidido asistir “solos”. En realidad nadie se sintió solo, porque enseguida y gracias a Hari Dass el grupo se fue uniendo. Los resultados en las personas que acudieron solas creo que han sido tan beneficiosos y reveladores como para los que acudimos en pareja.
Es un taller para personas que quieren sanar su vida; su mente, su alma, su cuerpo.... los ejercicios de sanación impartidos en el curso son de gran intensidad, pero también lo son las emociones que tienen lugar en la relación con los compañeros, resultando de una gran enseñanza, al menos para mi y estoy segura de que también para los demás.

Buscamos el Amor con mayúsculas, la bendición de nuestros cuerpos y de sus almas, unir la sexualidad con el corazón, ver lo divino en el otro. Desde ese punto de vista todo acto sexual se convierte en un ritual sagrado, donde la energía se desborda y descubrimos placeres desconocidos o dolores anclados en nuestras entrañas por el maltrato psicológico que sobre la sexualidad hemos sufrido, distorsiones que nos han llevado a la negación de nuestro masculino o nuestro femenino, la negación de nuestro potencial para amar y tener placer… Desde mi punto de vista ahora entiendo por qué la sexualidad siempre ha sido tabú, por qué se nos ha perseguido a las mujeres a lo largo de los siglos, por qué se ha esclavizado y controlado con violencia nuestra maravillosa capacidad de sentir y de amar. Una mujer libre para despertar su sexualidad es como si fuera la mitad de la moneda de la Humanidad, la mitad de un anillo sagrado mágico que se enterró, se quemó, se tiró al río... pero los tiempos que vienen ya son los de la Era del Fin del control, la vibración de este mundo aumenta y la sexualidad sagrada una pareja es un medio más para aumentar esa vibración mundial. El amor en pareja es una manera de orar... algo así como las ruedas de energía, o los rezos de los monasterios, son modos distintos de lograr la paz, lo que pasa es que cada cual escoge su propio camino.

Volviendo al taller, hemos llorado, reído, bailado. Lo hemos pasado fenomenal, pero sobre todo hemos salido de él con la sensación de estar más despiertos... Es maravilloso sentir que tu cuerpo es bonito, es bueno, aceptarse como mujer, con la edad y las arrugas y no necesariamente con un cuerpo juvenil. Es glorioso descubrir que el placer no es malo, sólo nos han querido convencer de ello, es precioso ver la capacidad de entrega de los compañeros, el amor incondicional...
En este taller era clarísimo el daño que la “mal” formación religiosa nos ha hecho con respecto al sexo, cuando en realidad el sexo es sagrado y es un regalo de Dios. Esas heridas profundas condicionan de por vida a muchas personas (me incluyo a mi también). Dios está en nuestro interior y cuando miramos a los ojos conectamos con el Dios en el otro ser humano, con su parte más pura, si lo hacemos con esa consciencia. Dios nos ha dado muchos modos de llegar al Amor y la Sexualidad Sagrada es uno más, lo que pasa es que los que controlan este planeta tienen que intentar como sea bajar la vibración mundial y el Amor en todas sus facetas aumenta la vibración y peligra el poder del sistema.

El sexo es una energía de primera magnitud y cuando se vive desde el amor, la inocencia, la compasión y el placer que nos ha regalado Dios, la energía que crea es tan increíble que yo creo que de algún modo resuena en el universo y ayuda a sanar no solo a la pareja sino a su entorno, a su ciudad, al planeta, y tal vez a las galaxias.. Todo esto es un misterio y alguna vez comprenderemos por qué nos han negado en nombre de la "virtud" y de la religión todo este mundo del sexo. Así que Benditos cuerpos de Dios: Ya es hora de brillar y de expandir la Luz del Amor para la sanación y la felicidad de todos seres.

(Compañera sentimental del testimonio anterior)
(Madrid)


Estimado Hari Dass:

Mi naturaleza tímida hace que no sea demasiado propenso a hablar de mí mismo en público. Hoy hablaré desde un punto de vista bastante distinto al del resto de testimonios que se dieron en el curso. No porque no los comparta. Al contrario, en muchos de los testimonios veo reflejados experiencias maravillosas. Experiencias que nos llevan a entender nuestro lado masculino y femenino, a integrarlos y potenciarlos para aprender a disfrutar y sanar nuestra sexualidad.

Creo que aquellos que vamos con pareja estable al curso, sacrificamos una buena parte de la sorpresa que tiene el taller. Me refiero a la sorpresa de la pareja no escogida, no esperada. Sin embargo, no nos perdemos ni un ápice de la parte de los descubrimientos. De hecho, diría que se aprende mucho de los descubrimientos que se producen en el aprendizaje de las parejas. Yo, de hecho, además de aprender muchísimo de ti, siento que he recibido lecciones importantes del resto de las parejas que han ido al curso.

Volviendo al tema del punto sagrado, decir que fue una experiencia que me llegó como un regalo, como una sorpresa. Como ya te había comentado, gracias a tu guía en el nivel básico, y gracias a mi pareja, Sandra, la práctica en el tema del orgasmo sin eyaculación había dado bastantes frutos. Así era antes del curso de fin de año y, por ello, en la noche dedicada al punto sagrado masculino, nos dedicamos con mucha ilusión a esta práctica en concreto, más que a la forma de orgasmo con el lingham ya conocida.

Como nos indicaste, hicimos tres tandas. En la primera, sin molestias de ningún tipo, no encontré placer. Atisbos me llegaban por momentos, pero poco más. En la segunda tanda, obtuvimos prácticamente el mismo resultado. Fue así hasta el momento en que mi pareja dejó de centrarse en el punto sagrado, y empezó a combinarlo con el masaje del lingham. Las sensaciones, placenteras como siempre, no parecían ser distintas. Entonces, llegó mi sorpresa, eso que, como tú me comentaste posteriormente, se denomina orgasmo combinado. Sin sentir nada especial en el punto sagrado, llegó un orgasmo que, aunque se desarrolló como conocía, es decir, espasmos que recorren la espalda hacia la cabeza, que convierten la piel en hipersensible, que hacen vibrar el cuerpo al tiempo que la respiración hace que sientas el placer en oleadas, que notes como energía se amontona en la cabeza... Vino acompañado de la novedad de una prolongación del efecto, de las sensaciones. El orgasmo se multiplicó en tiempo hasta sobrepasar el minuto sin apenas darme cuenta.

Esta fue mi experiencia. Es un testimonio de sensaciones más que de aprendizaje interior. Dado que este último aspecto ha sido expresado ya en otros testimonios con gran elocuencia, espero que estas palabras animen a aquellos que buscan una forma de sentir con mayor plenitud la sexualidad masculina.

Un abrazo,
Gustavo (marzo 2010)


Estimado Hari,

Yo, que no creía… sentí.
Yo, que llegué al taller de una manera más lejana de la que normalmente cualquiera te va buscando… disfruté.
Yo, que no quería reír… reí.
Yo, que dudaba de muchas de las cosas que oía… comprobé.
Yo, que no buscaba… me encontré.
Yo, que llegué con ella, mi pareja… Volvimos siendo UNO.
No sabes cuanta paz y bienestar recibí.
Volveremos a vernos.

UN MILLÓN DE GRACIAS

Alex (Febrero 2010)


Maestro Hari Dass:

Necesito compartir mi experiencia contigo.... Desde mi primer taller en Valencia empecé a practicar y energetizar mis chakras y a recitar los mantras como aprendí en el taller. Lo que estoy sintiendo es una Liberación de mis heridas y de mi Karma. En mis relaciones se mezclaban amar y ser amante de mis parejas (me enamoraba de hombres con pareja).
En el segundo taller de Zamora aprendí sobre mi proceso liberador de mi Punto Sagrado. Ayer en mi relación sagrada de 3 horas sentí una explosión de Néctar Divino en cada orgasmo, todo mi cuerpo vibraba, bañando mi cuerpo con el néctar divino una y otra vez!!!! Conecté con dolor, rabia, y mucho gozo y placer... Pedí perdón a mi madre que está descansando en cualquier lugar del Universo y a mis seres queridos cercanos y pasados (amantes, a la religión)… pedí perdón y perdonaba.... para así sentir GRATITUD y AMOR por estar en mi camino. Jesucristo a través de la Naturaleza estaba presente y también Ganesha. Me ayudasteis en mi sanación. Siento presencia sanadora hacia mis padres y hacia los hombres y mujeres de mi vida.
Gracias por estar en mi camino. Namasté.

Anónimo desde la provincia de León.


Te escribo para saludarte y expresarte mi profundo agradecimiento por el maravilloso trabajo personal y espiritual que pude realizar en los dos talleres que realicé en Tenerife contigo. Gracias infinitas.

En su momento sabía que esta experiencia era una necesidad del corazón, ahora con el paso de los meses y que el aprendizaje ha hecho su poso, te comento que para mí fue un verdadero privilegio estar bajo tu Maestría en Tantra. Gracias por tu delicadeza y exquisitez. Ya sabes el profundo dolor de mi corazón que necesitaba sanar. En estos momentos mi vida y mi espiritualidad son mucho más ricas y genuinas de lo que nunca puede imaginar. El Tantra me ha aportado lo que necesitaba resolver y regenerar para dar un paso más en mi camino.

Hasta siempre. Gracias por tu Maestría y Luz con el trabajo que realizas. Luz para tu Camino. NAMASTE.

Una Shakti de Tenerife


Me resulta dificil expresar en palabras todo lo que he sentido durante el curso, y aún hoy siento, ¡¡¡he sentido el Éxtasis!!!, he sentido ese Amor, que no tiene dirección, sino que es un Estado del Ser, que te inunda, e irradia hacia el resto del Mundo, he derramado lágrimas de pura felicidad, y aún me emociono hasta ese punto con sólo sentir el sol en la piel, o el correr del agua entre los dedos en la acequia, u observando a un anciano solitario en el parque...

Siento la paz del que ya no sigue buscando afuera, porque sabe que en su corazón está la respuesta a todas las preguntas, sólo he de dejar el espacio necesario para que pueda entrar.

Gracias Hari,

Gracias Shakti,

Gracias a Tod@s,

Namasté.

Raúl (Valencia). Participante del taller COMPASIÓN Y ÉXTASIS en Zamora en fin de año


Amig@s tántricos,

 

Quería deciros a todos que todavía estoy bajo el impacto de los días que pasamos juntos. Recuerdo como en el grupo fuimos entrando en un todo que diluyó nuestros egos e hizo salir de todos lo mejor que llevábamos en nuestro corazón. Esta experiencia es única e irrepetible, hemos dejado caer por unos días nuestras armaduras oxidadas y nos hemos mostrado unos a otros tal como es nuestra alma. Esto ha generado una sinergia y ha sido la base para que unos y otros entráramos en procesos de diversa índole, todos ellos en extremo sanadores. Recordad la catarsis del último día, algo impresionante. Gracias al Universo por darnos este regalo y a todos vosotros por vuestro Amor.

Un abrazo de corazón a corazón

 

Josep Maria (participante taller COMPASIÓN Y ÉXTASIS en diciembre 2008)


Hola Hari,

Nuevamente te agradezco por los maravillosos momentos que pasé en tu taller; así mismo, te felicito por tu profesionalidad, tu calidez humana y el humor que hizo que el tiempo transcurriera sin percibirlo.

Me gustaría compartir las sensaciones vividas en esos días tan mágicos…aunque no sé si las palabras podrán vislumbrar tan siquiera un poco…

Para mí el Tantra ha sido como descubrir un imperio, donde cada uno de los sentidos ha jugado un papel preponderante, es decir que cada uno de ellos ha sido igual de importante, un deleite para mi ser encarnado que tiende hacia una espiritualidad, por lo que definiría “el imperio de los sentidos” como parte terrenal, y a la vez “encontrar a la esencia suprema a través del otro” como parte espiritual.

¡Tanto significado en la relación con el otro en tan sólo un fin de semana! Esto ha sido posible con lo experimentado en los ejercicios.

Recuerdo la mirada de mi compañero sumergida en mis ojos, y a la vez la mía en los suyos. El descubrir que alguien a quien no conocía escondía una divinidad dentro, todo un Shiva, magnífico, grandioso, y a la vez yo me convertía en toda una diosa, una Shakti, poderosa, sensual, y ambos descubrimos el tacto al juntar nuestras manos.

Al acariciar su cuerpo las vibraciones de su ser pasaron a través de mis manos llevando esa energía por los canales que conducen a mi corazón, y una poderosa luz explotó dentro de él expandiéndola por todo mi cuerpo.

El convertirme en sanadora de un Dios me llenó de regocijo, y más aún cuando ese Dios me sanó a mí.

Aprendí a desinhibirme frente al sexo opuesto recuperando la conciencia del amor que se puede transmitir y recibir sin rozar en absoluto la lujuria, y al caer en cuenta que todo se desarrolló en todo momento con ropa, me sorprendo más a mí misma de lo extraordinario del Tantra.

Ahora queda mucho camino por delante para seguir trabajando en esta experiencia de unión espiritual a través de otro ser mediante la práctica y el constante aprendizaje.

Nos volveremos a ver en otros talleres para continuar con mi aprendizaje.

Con mucho amor consciente

Viviana (participante del taller básico en Madrid en noviembre de 2008)


Gracias, gracias y gracias por el curso, he aprovechado la oportunidad a través de los ejercicios de este curso de saber un poco mas de mí, de disfrutar del amor que siento hacia mi amiga Raquel y del amor hacia los demás.

"He sentido el palpitar de tu corazón
con mi corazón,
arrítmicos y al mismo son.

He visto tu mirada en mi mirada,
dulce y pura,
con amor, sin amargura."

Desayuno en la cocina, al mirar por la ventana, veo la sierra cubierta de nieve, el sol la hace brillar, un té me invita a meditar. En mi interior, sabiendo disfrutar de lo que va viniendo, y sin tristeza, con amor, me acoge el desapego. Ya nada importa y todo a su vez es importante, las cosas fluyen, con comprensión, con amor.

En el taller he disfrutado de la verdadera alegría, he sentido el calor del amor y se ha encendido la llama de la energía tántrica sin límites, sereno, con más comprensión, más fluida y sin euforia.

Las sensaciones han perdurado en el transcurso de la semana siguiente, moviendo en mi interior cosas que ya se van posando. Y me gusta mucho.

Besos y abrazos para todos, desde el corazón con corazón.

Jorge (participante taller básico en noviembre 2008 en Madrid)


Deseo agradecer a Hari y sus colaboradores que me brindasen la oportunidad de tener acceso a la gran-diosa, experiencia que ha supuesto para mí participar en su curso de iniciación en Madrid. Fue en un principio una búsqueda intrínseca de aprendizaje, de seguir completándome y conociéndome, que se convirtió en toda una enseñanza que una semana después aún da frutos.

El tiempo compartido con mis compañeros, sus miradas puras, los abrazos sinceros que regalaron, el descubrir el dios y la diosa que hay en cada uno de ellos, el descubrirlo especialmente en mí, despertó sentimientos de serenidad adormecidos que se fundieron finalmente con una explosión de alegría sin límite. Entré en un estado intenso de armonía y paz que me llevaba flotando por el frío de las calles de Madrid. No era en concreto placer, ni felicidad, ni relajación, era todo a la vez elevado a la máxima potencia y reconocido como extradimensionado. Pero no fue hasta días después cuando empecé a notar cómo el aprendizaje asimilado iba surtiendo un efecto más profundo en mí.

Cuando Hari habló de autoestima, de curar heridas, de sanación, no lograba comprender el alcance de sus palabras. No lo hice hasta una vez acabado el curso, cuando, casi por arte de magia, me percaté de una fuerza interior que guiaba mis acciones cotidianas con una seguridad y aceptación desconocidas hasta el momento.

Namasté, Hari, por hacerme partícipe de tu valiosa sabiduría, por ayudarme a comprender mejor el Amor y librarme de mis cadenas.

“Yo honro el lugar dentro de ti donde el Universo entero reside. Yo honro el lugar dentro de ti de amor y luz, de verdad, y paz. Yo honro el lugar dentro de ti donde cuando tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en ese punto mío, somos sólo Uno”

Shakti Raquel (Madrid)


Hola a todos,

Una semana después de nuestro masaje de almas (el taller) les doy las gracias a mis compañeros de taller de nuevo por tener tanto interés en querer cultivar esto que nos hace tan felices y dichosos, que es AMAR. Saber hacerlo, cultivarlo, abrir más los canales para que se expanda y fluya… el arte de conservar el amor cada segundo de tu día, eso es lo que glorifico en todos ustedes, que seáis conscientes de que podemos amar más y mucho.

En cuanto a mi experiencia en el taller participando en pareja… ¡¡WUUUUAU!!! Deciros que, ¡¡QUÉ MARAVILLA!!! Nos ha abierto el corazón a los dos, pero más bonito aún, nos ha juntado mucho las almas. Hemos hecho el amor de alma mucho más que de la otra manera, y además mi pareja está pasando por un proceso de sanación muy bonito, al cual ha ayudado mucho este taller ayudándolo a encontrarse más consigo mismo... y a nosotros como dos/uno que somos, este "mirarnos a los ojos" (¡¡WUAU!!! Cómo diría Hari...) nos ha unido, es genial.

Este taller fue una reconciliación con la conciencia de que evidentemente solo a las personas nos gusta estar bien y unidos SIEMPRE. Y desde luego este amor compartido y enseñado en el taller… deberíamos hacerlo todos los seres humanos de vez en cuando y el mundo iría mucho mejor. Nosotros estamos enganchados al Gayatri mantra y lo cantamos y bailamos. Nos ha relajado mucho. ¡¡Y con ganas de ir al taller avanzado!!! Y ya culminar todo este placer de amar. Gracias a todos. Namasté.

Mónica Rumeu (Tenerife), octubre 2008


Hola Hari, namasté.

No hace falta que te explique lo bien que estoy, pero tenía ganas de contarte lo que nos pasó después del taller en Tenerife.

Mi pareja y yo continuamos el curso el lunes en casa. Yo no tuve orgasmos desde el viernes y nos amábamos… bueno, menos en el curso o cuando comíamos o dormíamos, todo el resto del tiempo. Pero el lunes por la tarde, ella me hizo Reiki y después tuve un orgasmo corporal (y sin eyacular) que salió desde el primer chacra, pasó por el coxis, subió por mi espalda y salió por la cabeza, a la vez que sentía mi lingam lleno de placer dentro de ella y llenando su vientre. Lloré de emoción y felicidad. Y ella lo sintió también intensamente, igual que yo siento los orgasmos de ella.

Nos habías contado del orgasmo de cuerpo entero, pero no fue compulsivo sino como una ola.

Días después le escribí:

No, no te quiero…
No te quiero siempre a mi lado, te amo porque siempre estás en mí.
No te quiero para mí, te amo porque eres como eres.
No quiero tu cuerpo, te amo porque formamos un solo cuerpo cuando nos unimos.
No te quiero solo para mí, te amo porque tu corazón irradia calidez y ternura.
No te quiero con pasión, te amo con la tranquilidad de una amor profundo.
No te quiero con locura, te amo incondicionalmente.
No, no te quiero, no te deseo, sencillamente TE AMO.

Gracias por todo y ¡nos vemos!, aunque…continúo viendo las miradas de todos.

Mientras te envío este correo estoy escuchando href="/"

Abrazos

M. de Tenerife, octubre 2008


Estimado Hari,

Ante todo agradecerte no sólo tus enseñanzas sino también tu labor en el taller de Gredos por el gran ambiente que supiste crear. Para mí, como creo que también para todos los que estuvimos allí, fue una gran experiencia positiva y reveladora. En muy pocos sitios se puede encontrar un ambiente tan naturalmente abierto. Estoy seguro de que ello se debe también en gran medida al cuidadoso tratamiento de la sexualidad que allí se dio. No me cabe la menor duda de que el Tantra es un camino de luz y amor, y de que sexualidad y amor son dos caras de una misma moneda que no deberían separarse nunca.

Gracias de nuevo. Namasté

Javier (Madrid)


Mis queridos compañeros tántricos,

Después del taller y de vuelta en el mundo real, la energía sigue recorriendo mi cuerpo con fuerza, con la fuerza de la apertura y de vuestro amor.

Hemos comprobado que el amor incondicional es posible gracias a un grupo de almas libres, sin perjuicios ni juicios, abiertas y dispuestas, sensibles, respetuosas; gracias a un lugar lleno de paz; gracias a un maestro amoroso, sin ego.

Con nuestra intención, nos hemos sanado un poquito, y así hemos contribuido a sanar al mundo. Ahora podemos contagiar a los que nos rodean. El mundo necesita muchos locos tántricos para transformarse; muchos templos de amor como el Balneario de Almeida.
Si tenéis la suerte de tener a vuestros padres cerca, no tengáis miedo, romped el hielo y dadles un largo, caluroso y profundo abrazo tántrico, fusionando vuestro corazón con el de cada uno. No esperéis a que se vayan. Sentirán el amor de un hijo, el amor incondicional. Haced lo mismo con hermanos, tíos, abuelos, amigos… Con el jefe en la oficina… ¡eso si que sería romper!

Yo siempre he abrazado a mis tres hermanas y a mi madre. Esta vez las abracé con más consciencia, respirando durante unos segundos, imaginando la fusión de nuestro chakra corazón. Mi hermana mayor, Charo, me recibió como siempre, abierta, entregada a mí. Mi segunda hermana me daba palmaditas en la espalda como nerviosa, y le dije amorosamente que el abrazo tántrico no incluía palmaditas. Mi hermana pequeña recibió mi amor, aunque no estaba muy abierta. Y mi madre estaba encantada. También abracé a mi suegra por segunda vez en mi vida. Esta vez con conciencia, y ella no paraba de hablar; todavía le cuesta recibir pero la podemos ir ayudando.

A mis tres grandes amores, mis tres sobrinas de 5, 6 y 7 años les enseñé el saludo de las hadas: las abracé una a una, les dije que respiraran lenta y profundamente y se imaginaran una luz verde en su corazón que se fundía con la luz verde de mi corazón. Después hicimos un círculo mágico, sentadas en postura del loto, nos dimos las manos, recibiendo (izda.) y dando (dcha.) y visualizamos la energía que salía de nuestro corazón y recorría todos nuestros cuerpos al compás de la respiración. Nos miramos a los ojos unas a otras y terminamos cantando un AM, tres veces. El AM representa la energía femenina del universo.

Y ya de vuelta en el trabajo quería abrazar a todos mis compis, pero eso todavía no ha llegado. Ya llegará. ¡Mis compis y amigos querían saberlo todo! Poco a poco voy contando, pero es difícil expresar en palabras. No quiero crear expectativas. Tampoco quiero que confundan la sanación y el amor tántricos con el sexo a secas.

Por otro lado, he descubierto que me encanta hablar de sexo con esta nueva naturalidad. La gente lo agradece. Me encanta hablar del punto G, de la masturbación, del néctar divino, del placer sexual. Empiezo a explicar también sobre el fluir de la energía, y de la energía sexual. Los ojos de mis contertulios se abren como los de un búho y afinan todos sus sentidos para no perderse detalle. Está claro que el tema nos interesa, y mucho, ¿por qué no lo hablamos?

Y ahora, lo más difícil, continuar con el día a día y mantener la llama. Mantener la apertura, mantener la conciencia.

NAMASTE!!!

Ana Murcia desde Menorca (agosto 2008)


Namaste Martí,

Cuando acudí a ti no podía imaginar cómo la sanación tántrica del punto sagrado iba a cambiar mi percepción sobre la vida, ha sido realmente una expansión de mi consciencia. Había estado leyendo varios libros sobre tantra y todos ellos tenían algo en común; hablaban de un camino de experiencia personal que iba más allá de cualquier proposición intelectual, más allá de la mente y del pensamiento. Ahora estoy completamente convencida de ello, ¡¡¡el tantra tiene que ser vivido!!!

Durante años he intentado llenar mi vacío emocional con falsos enamoramientos, y ahora me siento tan completa que sé que mi felicidad no depende de nada ni de nadie. Creía que había nacido para ser infeliz y ahora soy feliz. He aprendido a confiar en la vida, porque siempre nos trae las experiencias que necesitamos para nuestra evolución personal y espiritual, a aceptar los cambios sin poner resistencia, todo sigue un orden perfecto que va más allá de la razón, todo tiene su razón de ser.

También desde la primera sesión empecé a sentirme más femenina, con ganas de ponerme más vestidos… La relación con mi pareja y mis hijos ha cambiado, ahora va todo mucho mejor. Y nunca me imaginé que podía existir tanto placer… ¡Gracias!

Namasté

Montse (Barcelona). Testimonio recibido en julio 2008.


Hola Martí:

Estoy agradecida por todo y quiero compartirlo.

"El taller de tantra que hicimos en Lérida el puente de diciembre fue una experiencia única, maravillosa y mágica, en la que todos los participantes del grupo nos aportábamos algo los unos a los otros; ante todo me gustaría remarcar que: "TODOS NECESITAMOS DE TODOS" y si en la vida diaria fuésemos conscientes de ello sabríamos sacar partido a esa porción de Dios o de Diosa que todos llevamos dentro, y entre todos poder formar un solo DIOS, uniendo las potencias inimaginables de cada ser.
Con la mágica dirección de Martí que nos iba uniendo casi sin darnos cuenta, como envueltos en una gran bola energética, nos pudimos entregar al acto más maravilloso que existe en el universo: el amor, donde el dar y el recibir se funden cuando sale del corazón.

Aprendí que el amor es un ente por sí solo y universal, no hace falta conocer a nadie para saber que todos formamos parte del universo y que nos podemos amar respetando y tolerando las diferencias, compartir con cada ser los errores, los dolores, las alegrías, los amores, los odios, los éxitos... en resumen, todo lo que compartimos como seres humanos habitando este planeta.

Cuando llegué a casa no noté el cansancio del viaje, estaba feliz; al día siguiente estaba llena de energía, con muchas ilusiones, la gente que me rodea me decía que tenía un brillo especial en la mirada y a muchos les he hablado del taller. Hasta el día de hoy noto mi cuerpo vibrante, mis células me indican que están alegres y llenas de vida. Hacer el amor con mi pareja es especial, como nunca lo había sentido.
Antes del taller sentía que el acto sexual se tenía que terminar como mucho en 15 minutos porque no aguantaba más y se me hacía pesado, pero ahora me gustaría que no acabase nunca. Si es así ahora, presiento que esto irá en aumento cuando mi pareja y yo hagamos un taller juntos y él sienta como yo el placer del amor tántrico y pueda desplegar todo el potencial que tengo dentro de mí".

Namasté

Victoria


“Acudí al taller de Tantra con una enorme tristeza en el corazón, como consecuencia de que la mujer de la que me enamoré perdidamente tres años antes, me hubiera dejado y roto la relación de una manera que a mi me parecía cruel. Mi cabeza estaba dándole vueltas y tenía un continuo vaivén entre sentimientos totalmente encontrados de amor y odio, que me atormentaban y no me dejaban vivir, y además con la certeza en mi interior (sé que no es cierto, pero estaba dentro de mí) de que no podría volver a vivir a los niveles que había vivido, con ninguna otra mujer.

Y llegué a ese sitio de ninguna parte que es Lérida, y me dejé llevar y participar en ese taller de Compasión y Éxtasis, tanto con mis cmopañeros shivas como con el resto de las Shaktis, y me sentí un hombre afortunado, sentí que el Universo estaba siendo amable conmigo, y de verdad lo fue. Puso ante mí a la Shakti que me tenía que poner, y esa Shakti me entregó el equivalente a la relación de toda una vida de amor (ternura, comprensión, éxtasis, alegría y no sé cuantas cosas más) todo concentrado en ese fin de semana, y como consecuencia, rompió mis cadenas de esclavitud y me liberó de ese sin vivir que suponía el no acabar de poder, querer o saber, cerrar esa puerta y esa herida y bajar de esa cruz en la que finalmente y voluntariamente parecía no querer dejar”.

JMB


Estimado Martí,

Agradezco que se hayan disipado mis dudas y haya asistido al curso, desde mi tierra de Asturias me parecía algo extraño, sin embargo reconozco que al final de nuestras vidas solo permanecerán vivas aquellas experiencias que hayan impregnado nuestras almas de algo inolvidable. Es de agradecer tus enseñanzas y tu destreza para que un puñado de Shaktis y Shivas nos fundiéramos en una bola de armonía.

Te deseo mucha suerte para los próximos talleres.

Namasté

Toño


El taller que hicimos de EL HOMBRE CONSCIENTE fue mi primer taller y de verdad fue una pasada, me lo pase muy bien y mi vida desde entonces es diferente. Soy otra persona, ahora intento conprender más a las mujeres y de verdad soy otro.

Un saludo y muchas gracias.

Juan José Sorribes (Girona)


Esta Semana Santa he participado en un taller de tantra de nivel avanzado,
con Hari Dass en Guayrapa en este equinoccio de primavera. Debo decir que he realizado varios talleres de Tantra con otros maestros, pero éste es el primero que he realizado con Hari Dass. No puedo salir de mi asombro ante la gran maestría que ha demostrado tener Hari Dass, no solo conduciendo a un importante numero de Shaktis y Shivas, labor delicada, sino por la forma de trasmitir los conocimientos, su gran paciencia y el gran respeto que nos ha demostrado a todos los participantes, al Tantra y al Universo. Ha sido un taller tremendamente sanador para mí, y creo que para la gran mayoría de los asistentes.

Los ejercicios que hemos llevado a cabo guiados por este gran maestro tántrico han sido maravillosos, muy interesantes y educativos, pero lo que más me ha encantado ha sido el marco en que se han desarrollado, la magia de la vida ha estado presente en cada momento, Hari Dass es un ser muy conectado con la consciencia cósmica, lleva el Tantra a lo más sagrado y mágico, él lleva el Tantra en el corazón y desde ese centro de amor y paz, trasmite sus enseñanzas.

Namasté Hari Dass, gracias por consagrar tu vida al Tantra, por rendirle culto con tu ejemplo y por entregar tu tiempo transmitiendo esas enseñanzas a tantos seres que hoy buscamos la luz y la sanación de nuestras almas. Siento que eres una energía nueva y poderosa, tan necesaria y nutritiva en estos nuevos tiempos que corren para la humanidad. Gracias por estar tan cerca de tus alumnos y sobre todo por compartir tu vida con nosotros. Nunca podré olvidar esta experiencia, y deseo recordar a cada uno de los Shivas y Shaktis que han participado, y agradecer a todos su entrega y su presencia. Siento que nos hemos convertido en una familia, siento vuestros corazones completamente abiertos y receptivos, siento que en verdad "todos somos uno".

Montserrat Ribalta (Lleida)

En su momento escribí un correo de agradecimiento, unos meses después del segundo taller de nivel básico. Ahora me apetece hacer lo mismo, con la perspectiva que da sentir que he finalizado un ciclo muy importante para mi en el sendero del Tantra. 
  
En el 2008 comencé un proceso sanador, y el punto de partida fue el primer básico que hice con Hari Dass. Ese camino de recordar quíén era yo misma también se completó con otras disciplinas, sin embargo el Tantra fue un "desatascador" espectacular de apertura y de cierre para mi. Si los talleres básicos fueron geniales, ni te cuento el avanzado... WOW!!!. ¡Qué profundidad y exquisitez de energía se movío en mi!. Cuando le damos las gracias a Hari Dass él siempre dice que el trabajo es nuestro, desde luego que sí, sin embargo la labor del facilitador es igual de importante, él pone la sintonía necesaria en la que luego uno resuena y realiza su personal alquimia. 


Una Shakti de Tenerife. 
 

 
®  Tantrayamorconsciente.com  |  info@tantrayamorconsciente.com  |  Diseño Wari.cat