¿Qué es el Tantra?

Hay muchas formas de describir lo que es el Tantra, cada tradición tiene su forma de explicarlo, seguidamente os transmito la visión de Harish Johari, un maestro importante de Tantra tradicional autor de varios libros.

Tantra es un enfoque holístico para el estudio de lo universal desde el punto de vista del individuo: el estudio del macrocosmos a través del estudio del microcosmos. Se basa en todas las ciencias como astronomía, numerología, fisonomía, física, química, alquimia, Ayurveda (la medicina tradicional de la India), psicología, parapsicología, matemáticas, geometría, etc., para proporcionar un método práctico para realizar los ideales más elevados de la filosofía en la vida cotidiana. En lugar de separar y categorizar las diferentes áreas del conocimiento humano, el Tantra los reúne como nudos en una misma cuerda. Un hermoso rosario formado así es un instrumento único para realzar la vida física, mental y espiritual del hombre y de la mujer.

Tantra es el conocimiento que expande la mente, el cuerpo y la conciencia. El objetivo del Tantra, entonces, es expandir la conciencia en todos los estados posibles, ya sea en estado de vigilia, estado de sueño o en el sueño profundo. Para lograr esto, necesitamos una especie de “desprogramación” y “reprogramación” de nuestro “ordenador” humano. Nuestro nacimiento en un lugar y tiempo en particular nos da nuestra primera programación, luego también estamos influenciados por la herencia y el ambiente que nos rodea. Si estamos contentos con los resultados y vivimos nuestras vidas sin demasiados problemas, entonces no veremos la necesidad de un cambio. Pero cuando experimentamos grandes dificultades en la vida o empezamos a buscar algo más allá de nuestro “programa” limitado, entonces necesitamos un método para alterarlo.
Tantra nos proporciona la metodología y las herramientas para este trabajo. Nos enseña a identificar los diversos factores que influyen en nuestros pensamientos y sentimientos y trascender los obstáculos a nuestra evolución que surgen de la ignorancia, la intolerancia, el apego y el egoísmo. Al refinar nuestros pensamientos y sentimientos mediante prácticas tántricas, aprendemos a crear paz, armonía y orden dentro de nosotros mismos. Tantra por lo tanto promueve un enfoque único que ayuda a liberar la conciencia de las limitaciones ordinarias.

SHAKTI
La gente a menudo piensa en el Tantra como un culto de “adoración a la madre”. Esto no es estrictamente exacto, aunque el Tantra podría llamarse un culto a la shakti. Shakti es el principio universal de energía, poder y creatividad. Esta energía se personifica como femenina, como Shakti, la Madre Universal. Ella es inseparable de quien la contempla: el Shaktiman (“poseedor del poder”), el principio masculino o Padre Universal. Los escritores de los Upanishads lo llaman Brahman a Shaktiman, en la tradición tántrica se llama Shiva.

El universo es, de hecho, un producto de este par de opuestos: uno estático (Shaktiman o Shiva) y el otro dinámico (Shakti).

LOS DESEOS Y LOS CHAKRAS
¿Cuál es la fuerza motivadora de esta obra eterna que crea el mundo ilusorio de los fenómenos? Es el poder del deseo (iccha-shakti). El deseo está presente en el que no tiene atributos, el aspecto sin nombre y sin forma de lo divino (Shiva). Tantra realiza el trabajo único de estudiar este principio del deseo.
Como el Tantra acepta el deseo como la principal fuerza motivadora del universo, no le pide a sus practicantes que renuncien al deseo. Otras ciencias espirituales aconsejan evitar el deseo, que según ellos lleva a la esclavitud y es un obstáculo para alcanzar una conciencia superior. Intentan vencer el deseo mediante el ascetismo o quemar la semilla del deseo en el fuego del conocimiento para que no pueda brotar. Sin embargo, uno se encuentra con la paradoja de que para alcanzar la ausencia de deseos, ¡uno debe tener un fuerte deseo de no tener deseos!
El Tantra afirma que los deseos son naturales y que, mientras estemos encarnados, los tendremos.

Los deseos están directamente relacionados con los seis centros psíquicos conocidos como los chakras. A medida que la energía en su curso natural se mueve a través de los diferentes chakras, energiza los deseos latentes de esos chakras. Esto hace que una persona se mueva de un deseo a otro durante el ciclo de veinticuatro horas del día.
Todas las religiones y ciencias que buscan mejorar el comportamiento humano intentan combatir estos problemas defendiendo el amor con principios abstractos como la verdad, la compasión, la benevolencia, la paciencia, el sacrificio personal, la consideración desinteresada por los demás, el afecto puro, la resistencia y el perdón. Sin embargo, lo que necesitamos son métodos prácticos para aplicar estos principios. El conocimiento de tales ideales por sí solo no puede hacernos sabios o felices.
Los deseos no pertenecen al Self o conciencia individual verdadera, sino que están relacionados con los seis chakras inferiores, y todos los deseos se pueden clasificar de acuerdo con estos chakras. Los chakras son el patio de recreo de los cinco elementos burdos: akasha (éter o espacio), aire, fuego, agua y tierra. Para trascender los deseos, tenemos que trascender los elementos, y esto solo es posible mediante la elevación de la energía dormida que llamamos Kundalini que se encuentra en la base de la columna vertebral.

La relación entre los deseos, los chakras y los elementos son los siguientes:
CHAKRA 1 MULADHARA: Elemento tierra. Deseos: estar enraizado (seguridad), comodidades físicas, necesidades biológicas básicas, cobijo.
CHAKRA 2 SVADHISTHANA. Elemento agua. Deseos: familia, procreación, impulsos sexuales, fantasías.
CHAKRA 3 MANIPURA. Elemento fuego. Deseos: nombre, fama, poder, autoridad, adquisición de riqueza, longevidad, inmortalidad.
CHAKRA 4 ANAHATA. Elemento de aire. Deseos: compartir, amar, devoción, servicio desinteresado, compasión.
CHAKRA 5 VISHUDDHA. Elemento akasha. Deseo: conocimiento.
CHAKRA 6 AJNA. Elemento mahat. Deseos: autorrealización, iluminación.

EL RITUAL TÁNTRICO Y EL CEREBRO
El ritual tántrico siempre comienza con la purificación (limpieza física y ritual que crea un equilibrio electroquímico), seguida de pranayama (ejercicios de respiración).
Luego vienen ejercicios tántricos de contemplación, la visualización y el mantra japa (repetición de un sonido, como uno de los nombres de Dios) en tonos sostenidos para influir en la corteza cerebral, que es la sede de la inspiración.
Tantra prescribe todas estas prácticas en un orden sistemático.
Hay catorce nadis (canales) sutiles que conectan los centros psíquicos con el tronco cerebral, de los cuales diez son los más importantes. Los diez nadis se dividen en tres tipos de corrientes: solar, lunar y fuego. Los nadis solares están situados en el lado derecho de la columna vertebral, los nadis lunares en el lado izquierdo de la columna vertebral y el fuego en el canal central dentro de la columna vertebral. Además de los nadis sutiles, existe una red de nervios finos de los sistemas nerviosos simpático y parasimpático que conectan todo el cuerpo y sus órganos internos con el tronco cerebral. Hay tres corrientes que fluyen a través de tres nadis principales: pingala, ida y sushumna.
La ciencia de los chakras es un descubrimiento único de Tantra que crea un puente entre la materia y la mente, el cuerpo y el espíritu, lo individual y lo universal, y presenta un sistema holístico que utiliza lo físico para la consecución de objetivos espirituales.

Tantra entiende que la mala compañía, el amor al poder y el exceso de deseo por los placeres y comodidades mundanas son nuestros mejores enemigos en el viaje del desarrollo de nuestra naturaleza divina. Un exceso de deseos mundanos agitan la mente, y una mente sacudida por el deseo no puede encontrar inspiración y felicidad. Uno tiene que vencer la laxitud, las fantasías y la egoidad. Mientras cualquiera de estos permanezca invicto, los estados de meditación más elevados son difíciles de obtener. Una persona es lo que él o ella desea profundamente; como piensas, es lo que eres.
El Tantra es monista y cree en una entidad suprema que es inseparable de su Shakti y siempre es su núcleo. Tantra cree en la unidad en la diversidad, y en la continuidad de la energía, que sufre muchas transformaciones sin dejar de ser lo mismo.

EL CAMINO A LA CONCIENCIA
Además del trabajo con los chakras, conocido como Kundalini Yoga (o Laya Yoga), la ciencia del yantra y el mantra es otra contribución importante del Tantra. Esta ciencia implica prácticas que satisfacen deseos y establecen contacto entre lo individual y lo universal: Tantra Yoga y Mantra Yoga pueden llevarte a la sintonía con las mismas fuerzas reguladoras que han creado la naturaleza en todas sus formas, incluyendo la estructura de nuestra psique y nuestra capacidad de pensar. A través de métodos psicofísicos, el Tantra nos proporciona la capacidad de explorar nuestra naturaleza interna, nuestra belleza interior, al crear una conciencia testigo, que destruye el olvido de uno mismo, revela las más mínimas fluctuaciones de la mente y nos da el poder para detener estas fluctuaciones y establecer el hábito de una buena concentración. Al aprender a dominar estas fuerzas reguladoras de la naturaleza, los yoguis se convierten en hacedores de milagros. No podría haber milagros sin estas fuerzas reguladoras. Como todo lo demás, los siddhis (poderes que se obtienen al purificar y desarrollar los chakras), están regulados por la ley natural.

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...