Beatriz - Tantra y Amor Consciente

Tomo una respiración profunda… para ir así ordenando el maremágnum de emociones, sentimientos, sensaciones, ideas y nuevos proyectos que se agolpan en mi mente, como si quisieran salir todos al unísono, como caballos desbocados… y es así como todavía me siento un poco, desbordada y desbocada, aturdida y plena, después de terminar ayer el taller de tantra para mujeres”Despertando a tu diosa”… ¡tengo tantas cosas que decir que tardaría días en escribirlas todas! Me perece imposible que se puedan vivirtantas emociones distintas en un mismo lugar, con las mismas personas ¡y sólo en dos días!!! … y es que el taller está fenomenalmente diseñado, con ritmo, con dulzura, con respeto y con mucho, muchísimo AMOR por parte de Amerai y Mercé, de Mercé y Amerai… así que GRACIAS

GRACIAS porque a través de los ojos de otra mujer, me atrevo a mirar en los míos, y a descubrir en ellos la dulzura y la compasión, la fuerza y la energía, la sensualidad y la magia, la vulnerabilidad y el AMOR… Porque la mayoría de las historias personales de cada mujer que compartíamos el taller, era un poquito de mi trayectoria personal, con sus miedos, dolores, inseguridades… porque al reconocer en cada mujer su fuerza, su lucha, su valentía, su entrega … me reconocía a mí misma fuerte, luchadora, valiente y entregada… y pocas veces me he mirado con reconocimiento y admiración… y han sido muchas veces las que me he mirado con dureza y exasperación, casi con desprecio… Y es una especie de círculo vicioso en el que cuanto más me entiendo y me valoro, más empática y compasiva me vuelvo con los demás, y a su vez, más consciente soy de todo el camino que aún me queda por andar… y que desde mi “ahora”, puedo echar una mano a otras mujeres que aún no han recorrido una parte del camino que yo sí he realizado, y que ellas, a su vez, pueden ayudarme en muchísimas otras etapas que yo todavía no he traspasado…

GRACIAS por que hoy “me entiendo” muchísimo mejor que hace sólo tres días. Porque HE SENTIDO dentro de mí, el respeto hacia mí misma, el orgullo y reconocimiento por el camino realizado, con sus equivocaciones y con sus aciertos… Desde hacía algún tiempo me había dadocuenta de la necesidad de desprenderme de una parte de mí que ya no me servía, que me impedía seguir avanzando… de esa niña que encontraba siempre alguna excusa para no arriesgarse, para no salirse del camino diseñado por sus papás y buscar el suyo propio… esa niña que se auto compadecía con cada piedra en el camino (bien es cierto que algunas “piedras” han sido verdaderas “montañas”)… esa niña que buscaba en su padre, en su madre, en su pareja, en sus amigas, en su jefe o clientes, incluso en suhija todavía pequeña, un reconocimiento que nunca parecía llegar… y no podía llegar… porque nadie podía darme MI PROPIO RECONOCIMIENTO, mi propia compasión (totalmente distinta a la “autocompasión”), y MI PROPIOAMOR. Ya ¡por fin! puedo enterrar esa parte de mi niña, porque ya me he mirado y lo voy a seguir haciendo… porque ya no necesito ninguna excusa yquiero, de una vez por todas, tomar con responsabilidad, las riendas de mi vida.

Hoy me siento fuerte y confiada, con ilusión de adentrarme en un nuevo camino. Soy arquitecta, he diseñado y construido espacios y lugares en los que viven y se relacionan personas que ni siquiera conozco… y siempre me ha costado proyectar mi futuro más allá de lo que las personas esperaban de mí… hoy, no sólo quiero atreverme, sino que estoy impaciente, por diseñar mi obra más importante: MI PROPIA VIDA.”

Beatriz Ruiz López

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...