EL CIELO EN LA TIERRA

Somos una de tantas parejas que después de treinta y tantos años de convivencia seguimos caminando juntos. Toda una vida, con sus picos y sus valles, pero con un sentimiento de amor profundo y sincero que brota de lo más intimo de nuestro ser.

Hace tiempo nos planteamos buscar una salida a ese letargo en el que irremediablemente vamos cayendo según pasan los años, un somnífero del que es difícil escapar…

¿Es posible experimentar un gozo elevado y sereno acorde al momento que nos está tocando vivir? Todo dentro de ese estado apacible y paciente, consciente y latente que se gana con los años y las experiencias vividas. Acorde a ese momento donde te das cuenta de que la vida es un regalo, un presente extraordinario que hemos ido desenvolviendo día a día, poco a poco, momento a momento, casi sin darnos cuenta… ¡¡¡Ha llegado la hora de sentirla!!!

Intuíamos que existía otra forma de amar, a la vez que anhelábamos que existiera, que fuera posible, que se obrara el milagro de volver al origen que nos había traído hasta aquí…

Un día de hace unos cuatro años oí a una desconocida por primera vez, las palabras Tantra y Amor Consciente. Hablaba de ello con tanta pasión que nació en mí eso que se siente cuando ves a alguien saborear un jugoso pastel con tanto placer que sólo de verlo te dan unas irresistibles ganas de probarlo… sin pensarlo me acerqué y le pregunté…

¡¡¡Busqué en internet lo que ella me dijo y Eureka, lo encontré!!!… pero no iba a ser tan sencillo. Sentimos desconfianza, la información había llegado de una desconocida y tuvimos miedo a que pudiera ser algo de orgias, sectario u otras expresiones que no me atrevo a decir ahora… sobre todo por parte de mi marido.

Pero había algo interior que nos decía que sí, que era algo serio, que era verdad… Nos sirvió mucho los testimonios y experiencias de otras parejas, por eso ofrecemos de corazón nuestro testimonio.

Y llego el día y la experiencia que intuíamos y anhelábamos en igual proporción: LA VIA DEL VALLE.

No hay palabras para poder expresar, en estos momentos, nuestro sentir, lo que este taller llamado La Vía del Valle ha obrado en nuestras vidas a través de nuestra sexualidad y nuestra conexión como pareja a todos los niveles. Ha sido el mejor regalo que nos hayamos podido hacer en esta etapa de nuestra vida…

Se acabaron los miedos, se acabaron las frustraciones, se acabaron las prisas, se acabaron las insatisfacciones, se acabaron las vergüenzas y se acabaron las mentiras para no herir al otro…

Lo hemos cambiado por tolerancia, sosiego, satisfacción y placer, por confianza, verdad, presencia, gozo y éxtasis… pues el amor ya lo teníamos, pero ahora es Amor Consciente.

De la mano de Hari Dass, Anokhi y las otras 16 parejas que compartimos esta experiencia, con máximo respeto e intimidad, podemos decir que hemos bajado el Cielo a la Tierra.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Cloti y Luis
7 de abril 2018

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...